En su carrera para convertirse en la ciudad “verde” por excelencia de aquí a 2050, París lleva tiempo implementando medidas que apuestan por un futuro más comprometido con el medio ambiente.

Así, el pasado 1 de julio, el consistorio parisino aprobó una medida insólita y revolucionaria al mismo tiempo. Y es que cualquiera de sus ciudadanos podrá reverdecer el entorno con plantas y cultivar verduras y hortalizas en cualquier parte de la ciudad, ya sea en sus casas, oficinas, jardines públicos, jardineras de los árboles de las calles, paredes o tejados. Cualquier sitio es válido para impulsar la cultura de los huertos urbanos por toda la ciudad.

La nueva ley pretende crear 100 hectáreas de jardines de aquí a 2020, usando para ello muros, azoteas y fachadas. Un tercio de ese espacio será el dedicado a los huertos urbanos.

De este modo, el Ayuntamiento de París permitirá que cualquiera de sus ciudadanos se convierta en jardinero, aunque para ello deberán cumplirse una serie de condiciones.

Los jardineros urbanos deberán utilizar métodos de cultivo sostenibles, evitando pesticidas tóxicos y promoviendo la biodiversidad en la capital.

Además, necesitarán un permiso otorgado por el consistorio y se deberán comprometer a mantener correctamente sus huertos urbanos, asegurándose de que la vegetación mejora la estética del lugar. Estos permisos tendrá una durabilidad de tres años, aunque con opción de renovación una vez transcurrido el tiempo.

El gobierno local, a cambio, proporcionará a los que se sumen a esta propuesta un kit de siembra que incluye semillas y tierra para cultivar.

Con esta medida se pretende mejorar la calidad de vida de los parisinos, dando libertad a sus jardineros a la hora de cultivar, fomentando la creatividad y convirtiendo París en una ciudad más verde.

Lo cierto es que estas medidas nos encantan y esperamos que muy pronto veamos cómo se van implementando en otros países. Y a vosotros ¿qué os parece?

Vía: mymodernmet
Fuente: inhabitat, ecowatch

Publicado en Verde