Los médicos llevan años insistiendo en la importancia de dormir bien, y las consecuencias perniciosas que un descanso irregular tienen sobre nuestra salud.

La ciencia ha demostrado que tanto la mente como el cuerpo aprovechan el sueño y la fase REM para poner a punto la función cognitiva.

A pesar de las advertencias, nuestra sociedad adolece de problemas de insomnio y una pésima higiene del sueño, lo que provoca serios problemas en los procesos de aprendizaje, memoria y concentración. Pero, ¿hasta qué punto es importante para nuestra salud dormir bien?

El caso de Randy Gardner

shutterstock_150261854

Era el 1 de enero de 1964 cuando un joven caminaba visiblemente alterado por las calles del centro de San Diego, EE.UU. Nuestro protagonista jura a voz en grito que es Paul Lowe, un importantísimo jugador de fútbol americano.

No es que la gente desconfiara de su identidad pero, un adolescente blanco y bajito, poco se parecía a una de las mayores estrellas afroamericanas de la historia del deporte californiano.

La gente que lo ve gritar, piensa que está loco o quizás borracho, algo típico en la noche de fin de año pero los dos amigos, que le cuidan y acompañan, impiden que llamen a la policía.

Ellos saben lo que ocurre en realidad: Randy Garnerd no está intoxicado, lleva 5 días completos sin dormir.

Día 1:

randy

Tres amigos de instituto, Bruce McAllister, Joe Marciano Jr y el propio Randy Gardner, deciden realizar una apuesta para batir el récord de horas sin dormir que, según ellos, un Dj Hawaiano obtuvo en 1959.

El objetivo, además de batir dicho récord, es presentar los resultados en la feria de ciencia del instituto. El experimento se realizaría durante las vacaciones de navidad, para no interferir con los estudios.

Así pues, la noche del 27 de diciembre Randy se fue a la cama para despertar el día 28 de diciembre a las 6:00 AM, para no dormir más hasta cumplir la meta. 

El primer día transcurrió bien, sin señales importantes del deterioro cognitivo a partir de las 24.

Día 2:

DO NOT COPY, STORE OR REPRODUCE WITHOUT WRITTEN PERMISSION. PLEASE CONTACT THE SAN DIEGO HISTORICAL SOCIETY at 619-232-6203 x 127.

Las consecuencias físicas, motoras y psicológicas tras 28 horas seguidas de vigilia se asemejan a tener una tasa de alcohol en sangre superior a la permitida para conducir.

Por si la falta de reflejos fueran poco, Randy comenzó experimentar un terrible dolor de ojos que lo obligó a dejar de ver la televisión.

Unas horas más tarde comenzó a experimentar astereognosis suave, la pérdida parcial de la capacidad de distinguir la forma de los objetos que tocaba. Randy, no se alarmó por estos síntomas ya que, como chico precavido, se había informado de algunos experimentos anteriores.

En 1894, la médica rusa Maria Manaseina realizó algunas pruebas sobre la privación de sueño, pero todas fueron calificadas como “demasiado dolorosas para proseguir”. Allen Gilbert y George Patrick fueron más exhaustivos, describiendo falta de coordinación, alucinaciones y desorientación, al menos hasta los 4 días.

Día 3 y 4:

randy gardner 5

Durante las 48 y 96 horas, Randy se volvió muy huraño y poco cooperativo. Estaba extremadamente cansado pero sus amigos, Mcallister y Marciano, se encargaban de impedir que pudiera dormirse en un descuido.

Era divertido y como los estimulantes como el café estaban prohibidos, los paseos, las charlas, las risas y los juegos de mesa se sucedían con normalidad.

El problema vino cuando Randy dejó de cooperar y su dolor de cabeza comenzó a aumentar.

Día 5.

A las 3 de la mañana del 1 de Enero salieron a pasear para refrescarse. No se sabe si fueron las luces, las señales de tráfico o la gente, pero a los pocos minutos Randy comenzó a alucinar.

shutterstock_217858825

No solo aseguraba que era Paul Lowe, sino que sus mensajes sobre la comunidad negra y los derechos de los afroamericanos no dejaban lugar a dudas.

El día continúo alternando períodos de consciencia y episodios de alucinaciones hipnagógicas, es decir, mezclando la realidad y el mundo de los sueños.

Este estado mental resultaba terrorífico, y en el pasado había hecho desistir a todos los investigadores a las 100 horas de vigilia. Sin embargo, ninguno de los síntomas consiguió asustar a estos alumnos de instituto.

Día 6, 7 y 8

randy gardner 1

Sea cual sea el tratado sobre tortura que elijas, la privación de sueño aparecerá en él. Que se sepa, esta técnica fue utilizada por la inquisición, la China del siglo XIX y el ejercito Nazi debido a sus terribles efectos. Nuestros protagonistas descubrirían sus consecuencias durante los días sucesivos.

Descoordinación, astereognosis, irritabilidad, cefaleas, dolores articulares, falta de cooperación, lapsos de memoria, incapacidad para concentrarse, alucinaciones severas… Gardner lo estaba pasando muy mal.

Cuando su capacidad de hablar se deterioró, los jóvenes comenzaron a dudar de que pudieran superar las 260 horas de sueño.

Día 9

randy gardner 3

Cuando el profesor Willian Dement, uno de los más importantes especialistas del sueño de EE-UU, se enteró de que un joven llevaba 8 días sin dormir, preparó su equipo médico y cogió su coche de inmediato.

Condujo sin descanso durante 800 kilómetros, desde la Universidad de Stanford hasta San Diego. Por su cuenta y riesgo, se presentó en casa de Randy para convencer a sus amigos, registrar el experimento y atender al joven en caso de emergencia médica.

Randy no conseguía terminar ni una sola frase, su visión estaba permanentemente borrosa y su pensamiento fragmentado. Con este panorama, los jóvenes aceptaron la ayuda del doctor sin dudarlo. Eso sí, el objetivo debía seguir siendo el mismo, superar las 264 horas de vigilia.

Día 10 y 11

randy gardner 4

Monitorizado por el doctor Dement, Randy superó las 210 horas. Debido a su deterioro funcional y cognitivo no hubo grandes inconvenientes para manejar la situación.

Las partidas de ping pong, las comidas con ayuda, las visitas al baño y las alucinaciones continuaron sin problemas hasta el 8 de Enero de 1964, momento en que se alcanzaron las 264 horas de vigila.

Entonces, Randy se marchó a dormir.

El despertar.

Durmió durante 14 horas seguidas, y se despertó por sí mismo. Sin mediar intervención alguna.

randy gardner 6

Dement lo trasladó hasta el Hospital Naval de San Diego, donde el neurólogo John Ross detectó graves alteraciones cognitivas y conductuales que, por fortuna, fueron desapareciendo con el paso de los días.

randy gardner 8

Cuarenta años después, Randy volvió a ser entrevistado y diagnosticado sin ninguna consecuencia reseñable.

“Bueno, después de aquello dejé de trasnochar”, comentó entre risas durante las pruebas.

264 horas de vigilia

shutterstock_236902054

Efectivamente Randy batió el record, convirtiéndose en la persona conocida que más tiempo ha permanecido despierta de toda la historia. Aunque más gente asegura haberlo superado no consta ningún dato, pues para preservar al salud de la población, el libro Guiness de los Récords lo ha retirado y no admite más retos.

La ciencia sí ha continuado con las pruebas en animales constatando que, a partir de las tres o cuatro semanas de vigilia, el sistema inmune se vuelve loco y comienza a atacar al individuo causando daño en la piel y los tejidos hasta que le sobreviene la muerte.

Es más, las personas que padecen las enfermedades de Insomnio familiar fatal Síndrome de Gerstmann-Sträussler-Scheinker, las cuales sufren las consecuencias más extremas de falta de sueño, llegan a entrar en estado de coma.

El caso de Randy demostró la profunda relación que existe entre el sueño y la salud, así como la constatación de los dolores y problemas que los enfermos de insomnio crónico sufren.

Descansar bien y tener una correcta higiene del sueño, es sin lugar a dudas una de las mejores cosas que podemos hacer por nuestro bienestar.

Fuente: wikipedia.com  y magnet.com

Publicado en Ciencia