No hace falta que sea verano, en cualquier época del año y después de una comida copiosa… Un pastel como este viene de maravilla. Resulta muy agradable de comer y ayuda a disipar esa sensación de hartazgo que nos proporciona la comilona.

No hace falta explicar que el festín para la vista y el paladar son algo sorprendente, no hay más que verlo. Cuando empiezas a comer y notas el sabor de la naranja, suavizado por la leche condensada, te das cuenta de que no estás tomando un postre cualquiera… Estás degustando algo propio del Olimpo.

Ingredientes:

  • 500 ml. de zumo de naranja.
  • 500 ml. de nata líquida 35% MG (crema de leche).
  • 370 gr. de leche condensada (bote pequeño).
  • 6 cucharadas de azúcar sopera.
  • 11 láminas de gelatina neutra o 10 gr. de gelatina en polvo.
  • Caramelo de naranja.

Puedes ver la preparación de este rico pastel con el siguiente vídeo:

Si quieres ver la descripción completa de la preparación para esta receta puedes verla con este enlace: Pastel frío de naranja

Publicado en Cocina