Hoy os traemos una historia entrañable como pocas, de cómo una cerda llamada Emma pudo inspirar a una pareja de granjeros, a través de su afán por salir adelante y a las ganas de sobrevivir.

Emma llegó a la granja bastante enferma, delgada para su edad y embarazada. Los veterinarios advirtieron a sus propietarios que tendrían mucha suerte si la cerda conseguía traer al mundo seis lechones. Una tarde, Emma se puso de parto. Para asombro de los granjeros, había conseguido traer hasta el momento 8 lechones, 9, 10, 11… y así hasta 17 cerditos, de los cuales solo sobrevivieron trece.

Emma todavía se encontraba bastante enferma y el largo e intenso parto solo consiguió que su estado empeorase. A consecuencia de la fiebre, la cerda dejó de producir leche, por lo que los granjeros tuvieron que hacerse cargo de los pequeños cerditos. Tras unos días de descanso y tratamiento, consiguieron bajarle la fiebre, pero Emma seguía sin comer y, si no lo hacía pronto, probablemente moriría. Entonces, sus cuidadores tuvieron una idea sorprendente que devolvería a Emma las ganas de seguir viviendo…

Original: OWN TV

Publicado en Animales