Hasta hace poco, los doctores y especialistas nutricionales pensaban que existía una relación directa entre el colesterol alimentario y el colesterol presente en nuestro organismo.

Sin embargo, las últimas investigaciones demuestran que la contribución del colesterol alimentario es mínima, ya que este compuesto ni se asimila y ni se incorpora durante el proceso de digestión.

Al parecer, el colesterol orgánico lo fabricamos nosotros mismos y no está limitado a alimentos concretos, sino más bien a una mala alimentación y un estilo de vida sedentario.

¡Sorpresa!, el colesterol de los productos que ingerimos está mínimamente relacionado con el sanguíneo

colesterol 1

El colesterol alimentario está presente en muchas comidas de origen animal como los huevos, los embutidos, mariscos, mantequillas y vísceras.

Hasta hace poco se pensaba que, de tener el colesterol alto, estos productos no debían de consumirse pues agravaban el problema.

Nada de eso. Al parecer podemos comerlos sin problema, pues no suben ni bajan el colesterol.

colesterol 4

Eso no significa que podamos ingerirlos libremente y sin límite ya que el consumo de grasas saturadas no debe superar el 10% de las calorías diarias recomendadas.

El colesterol es un problema global

colesterol 3

Hasta ahora, las grasas saturadas estaban consideradas como el principal causante del colesterol alto, sin embargo parece que el azúcar, la sal y los alimentos procesados tienen la misma culpa.

Al parecer, una mala dieta y una vida sedentaria son los verdaderos causantes de que el organismo produzca demasiado colesterol, y de que este se acumule en nuestras arterias.

Por tanto, y aunque podamos incorporar el bacon y el tocino en nuestra dieta, no podemos descuidar nuestra alimentación en general, pues debemos mantener una dieta variada.

Un poco sí, mucho es malo

colesterol 2

No hay alimentos prohibidos, pero sí alimentos que deben consumirse de forma esporádica, ya que abusar de ellos tiene consecuencias negativas.

El azúcar se ha convertido en el nuevo demonio alimenticio, pues este ingrediente parece añadirse con demasiada frecuencia a la mayoría de alimentos procesados. De forma que los consumidores abusan de él sin ni siquiera darse cuenta.

Tampoco se libran de las restricciones la sal (6gr max/día), ni el alcohol.

En resumen, fomentar el consumo de verduras, frutas, legumbres, cereales integrales, frutos secos, pescado, carnes magras, huevos, lácteos desnatados y aceites, en detrimento de alimentos refinados y procesados con contenido excesivo de grasa, azúcar y sal.

Cómo controlar el colesterol sanguíneo

colesterol 5
Así pues, es más correcto hablar de hábitos alimenticios, que de límites y alimentos concretos.

Si tienes capricho de comer una pedazo de tarta un día o desayunar a la americana, hazlo, pero asegúrate de mantener un estilo de vida saludable. 

Basa el grueso de tu dieta en alimentos de origen vegetal, carnes magras y pescados frescos que tú mismo cocines. Elimina los alimentos procesados en gran medida e incrementa tu actividad física con el objetivo de mantener un peso óptimo. De esta forma el colesterol se mantendrá a raya.

Fuente: saludabit.es

Publicado en Salud