Todos nos cruzamos en nuestro día a día con decenas de mendigos pidiendo caridad. Por eso en Suecia, uno de los paises más ricos de Europa, quisieron poner en práctica un curioso experimento del que descubrieron mucho más después.

En principio, el objetivo de este era el de cuantificar la cantidad de gente que daba limosna a alguien que se la solicitaba. Para ello un actor vestido como un sin techo caminó hasta el centro de la ciudad para realizar el experimento. La persona que le diera un donativo, sería recompensada con el doble de este. Desgraciadamente, nadie colaboró con el falso mendigo dispuesto a recompensarles sin que lo esperaran. Ante el fracaso total del experimento decidieron repetirlo en otro lugar, esta vez en una zona de la periferia de la ciudad, un barrio mayoritariamente inmigrante cuyos habitantes son gente que no dispone de muchos recursos. Lo que ocurre nos da una gran lección.

Original: SHTML Panda

Publicado en Miscelánea