Ashley Brady, de 27 años, perdió una de sus piernas en un accidente en 2014 y ha estado aprendiendo a adaptarse a una prótesis desde entonces. La joven tiene reservada una plaza de aparcamiento para discapacitados en su complejo de apartamentos, pero una de sus vecinas empezó a ocuparla de buenas a primeras.

Brady, amablemente, colocó una nota en el limpiaparabrisas delantero del coche de su vecina, para que dejase de aparcar en su plaza.

Luché mucho para conseguir esa plaza, mientras aprendía a guardar el equilibro y caminar por la nieve y el hielo hasta llegar al aparcamiento“, explica Brady. “Me caí varias veces.”

Este debería haber sido el final de la historia. Sin embargo, la respuesta que recibió de su vecina la dejó helada. Subida a las redes sociales por sus hermanas, la carta, llena de crueles palabras y amenazas, no tardó en convertirse en viral.

¡Oye tullida! En primer lugar, ¡no vuelvas a poner tus manos en mi coche! En segundo lugar, querida, no eres la única con ‘problemas’. Si quieres dar lástima acude a un grupo de ayuda de gente con una sola pierna, te metiste con la persona equivocada. No me importa lo que dice tu nota, si vuelves a tocar mi coche daré parte, no estoy jugando.

Comunicaré a los administradores del edificio que ‘la bebé llorica de una sola pierna’  toca mi propiedad y armaré un lío, así que ve a llorarle tus problemas a alguien a quien le importen, que yo me voy caminando con mis dos piernas, perra”.

Brady recibió numerosas muestras de apoyo a través de internet, muchas de ellas provenientes de personas que están pasando por lo mismo que ella y que también se han visto en situaciones similares.

Después de recibir la nota, Brady también presentó una queja formal en la policía de Miamisburg por las amenazas. Por su parte, la administración del complejo de apartamentos donde reside aún no ha decidido qué acciones tomará ante el incidente

Vía: Facebook

Publicado en Miscelánea