No son pocas las personas que tienen un miedo terrible a volar

. Es cierto que, estadísticamente, el avión es uno de los medios de transporte más seguros, pero el miedo no atiende a razones ni a estadísticas de ningún tipo.

Si tenéis fobia a volar es mejor que no sigáis leyendo

 porque el vídeo que veremos a continuación solo va a acrecentar vuestro temor.

La historia le sucedió a Mark Penell mientras disfrutaba de un tranquilo paseo con su avioneta Rans S-10. Este modelo dispone de una sola hélice en su parte delantera, y es la encargada de proporcionar aceleración al aeroplano.

Aparentemente todo funcionaba correctamente, la avioneta despegó sin problemas y el paseo estaba siendo francamente relajante. Pero

algo empezó a fallar y Mark notó rápidamente que no todo iba como debía

.

Las aspas empezaron a moverse de forma extraña, perdiendo velocidad y potencia.

En pleno vuelo se soltó el tornillo de la hélice y esta salió despedida del avión

. Mark, lejos de ponerse nervioso, intentó aterrizar.

Por suerte, había alcanzado la suficiente velocidad antes de perder la hélice.

Con años de experiencia a sus espaldas, Mark consiguió transformar una peligrosa situación en una simple anécdota

.

En este vídeo podréis ver cómo sucedió todo y la calma con la que el señor Penell afrontó la situación.

Fuente:

Mark Pennell

, Artículo por

La Voz del Muro

Publicado en Familia