Algunos pueden pensar que todavía es pronto para comenzar a plantar nuestras semillas. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. El sol y el buen tiempo ya comienzan a cobrar más fuerza aunque todavía no hayamos entrado oficialmente en fecha de primavera.

Alternativas para plantar nuestras semillas.

Por este motivo, es un momento perfecto para comenzar a plantar las semillas de nuestro huerto urbano. De esta formas, podremos tenerlas listas y produciendo las hortalizas para comienzos del verano, aproximadamente para el mes de junio. Eso sí, para protegerlas debidamente os recomendamos utilizar un pequeño invernadero o las típicas bandejas de plástico. 

En estas típicas bandejas de invernadero podréis resguardar las plantas para resguardarlas de noche en estas fechas. Con ellas quedarán protegidas del frío y tendrán una temperatura óptima para su crecimiento.

Para comprarlas, las tenemos disponibles en cualquier establecimiento: Desde algunos especializados como Leroy Merlin a otros más generales, como por ejemplo Lidl. Este último suele sacar por estas fechas una oferta muy buena en todo lo relativo a jardinería que incluye este tipo de bandejas.

Cuidados de nuestras semillas

Una vez las tengáis en casa listas para plantar, os recomendamos también comprar un buen sustrato con abundante abono orgánico. Posteriormente, tendréis que plantar vuestra semillas y esperar aproximadamente 10 días para que comiencen a merca germinar.

De esta forma, si le proporcionamos sitio bien soleado y protegido del frío, un abono rico en nutrientes y riego adecuado podréis obtener un óptimo crecimiento para que puestas hortalizas estén listas para producir en pocos meses.

Otros consejos para la plantación del huerto urbano

Sin embargo, si se os echa el tiempo encima o no queréis estar pendiente del cultivo de semillas, siempre podéis ir al cualquier vivero para comprar pequeños plantones ya nacidos. Su precio suele ser bastante económico así que quizás os compense si queréis ahorraros el esfuerzo.

Eso sí, un punto importante es que os aseguráis del tipo de especie que compráis. Un ejemplo es la tomatera, de la que existe una gran cantidad de variedades con distintos tipos de tomate. Tanto es así que podréis escoger entre un kumato de tamaño pequeño (Cherry) hasta grandes especies como el corazón de buey que pueden llegar a pensar desde medio kilo hasta un kilo. Por ello, es conveniente informarnos de qué tipo de planta estamos comprando.

Ƨ.

Publicado en Verde