Puede parecer muy difícil, pero lo cierto es que hacer queso mozzarella en casa es extremadamente sencillo.

Solo debemos poner un poco de cuidado en controlar la temperatura de cocción y obtendremos una suave, sabrosa y nutritiva bola de queso mozzarella en menos de 40 minutos.

Es cierto que hacer mozzarella en casa no es una receta al uso, pero si una oportunidad para experimentar ideal para hacer con niños. También si quieres disfrutar de este delicioso queso italiano libre de conservantes y aditivos. Sea como sea, aquí tienes la receta.

Ingredientes

  •  1 cucharadita y media de ácido cítrico en polvo
  •  1/4 de pastilla de cuajo vegetal
  •  4’5 litros de leche de vaca entera (mejor si es de granja y sin pasteurizar, pero sino puedes comprarla usa pasteurizada)
  •  1 cucharadita de sal sin yodo
  •  Un termómetro de cocina
  •  Una olla de acero inoxidable (no pueden usarse otros metales como el aluminio, hierro fundido u otros, ya que al ser reactivos arruinarían la receta)
  •  Colador grande y espumadera

Nota: Para añadir el ácido cítrico y el cuajo es necesario disolver la pastilla y el polvo en un cuarto de agua fría.

Vierte la leche en una olla de acero inoxidable e incorpora el ácido cítrico diluido en agua. Calienta a fuego medio-bajo y usa un termómetro para evitar que la mezcla supere los 31 ºC. No dejes de remover

Tras unos minutos la leche comenzará a cuajar

Cuando observes que la leche ha comenzado a cuajar, deja que la temperatura ascienda hasta los 40ºC. Después apaga el fuego, agrega el cuajo vegetal diluido, remueve la mezcla y deja que repose durante 5 minutos con la tapa puesta.
En otro fuego, calienta una olla con agua hasta alcanzar los 90 ºC.

Cuando destapes la olla, observarás que el cuajo se ha separado del suero de la leche

Si no es así, tapa de nuevo y espera unos minutos más

Recoge el cuajo con una espumadera y deja que escurra en un colador

Después introduce el colador en el agua a 90ºC y déjalo reposar con el fuego ya apagado durante 5 minutos. Revuelve de vez en cuando y deja que la temperatura baje hasta los 52ºC

Tras el segundo baño, traslada la mezcla sobre una tabla y añade la sal sin yodo. Gracias a ella el cuajo comenzará a unirse entre sí, formando la típica bola de mozarella que todos conocemos

Moldéala suavemente para finalizar la receta

¡Y listo! ya puedes disfrutar de tu propia  mozzarella casera sin ningún tipo de conservante

Fuente: Thrifty T’s Treasures Vía: justdiy.com

Publicado en Cocina