Pasar tiempo con nuestros hijos es algo que a todo padre encanta. Que juguemos con ellos cuando son pequeños, además de fortalecer los lazos afectivos, nos traslada a una segunda infancia.

Somos nosotros, los padres, los encargados de traspasar a nuestros hijos todos esos juegos con los que nos divertíamos en nuestra niñez. El churro va, el pilla pilla o el escondite forman parte de las infancias de todos los niños del planeta.

Es este último, probablemente, uno de los más jugados desde hace miles de años. Es increíble como esconderse y que otra persona te encuentre, pueda ser tan divertido.

Hoy os traemos una versión del escondite que aprovecha las nuevas tecnologías. En el vídeo vemos como unos padres han colocado a su hijo una cámara GoPro y han empezado a jugar con él. Una experiencia divertidísima y que os transportará, instantáneamente, a esos días de vuestra niñez en los que jugabais con vuestra pandilla de amigos.

Fuente: Youtube, Artículo por La voz del muro

Publicado en Familia