Blanche Monnier era una feliz y hermosa joven de 25 años que procedía de una familia aristócrata francesa. Cautivada por el amor. Este ingrediente indispensable en cualquier final feliz de novela romántica, sería la trágica razón que llevaría a la dulce Blanche, hacia la demencia y la muerte.

En 1876 la bella joven conoció a un humilde abogado, poco exitoso, algo mayor que ella, y muy alejado de su estatus social; pero del cual cayó irremediablemente enamorada. La madre de Blanche horrorizada por esta unión, le pidió a su hija que se separase de este hombre, ya que afectaba la reputación de la familia. Sin embargo, Blanche no estaba dispuesta, amaba a este hombre y nada podría separarlos.

La desafortunada mujer estaba tumbada completamente desnuda sobre un lecho de paja podrida… Todo a su alrededor formaba una especie de costra formada por excremento, trozos de carne, verduras, pescado, pan podrido… y bichos corriendo por la cama”.

Su madre preocupada por el hecho de que su única hija continuase unida a este hombre, decidió encerrarla en su cuarto hasta que ella prometiera que se alejaría de aquel muchacho y acabara con todos esos planes de un futuro con él. Algo que no ocurrió, durante 25 años Blanche se rehusó a renunciar al amor que sentía, pero la confusión del inhumano castigo y la cruel separación, la llevarían a perder la cabeza irremediablemente.

No podía salir para asearse, ni siquiera para realizar sus necesidades. Tras pasar más de dos décadas sin ver la luz del sol, su estado era deplorable, pesaba tan sólo 24 kilos, al haberse alimentado con los restos de comida que su madre llevaba a veces. Ese sentimiento de que el amor podría vencerlo todo y nada podía separarlos, fue quebrantado por su diabólica madre.

El 23 de mayo de 1901, el fiscal general de París recibió misteriosamente una carta que informaba el horrible caso de una mujer secuestrada, que vivía en sus propios desechos. La carta sirvió de guía para que la policía francesa encontrara en la segunda planta de la aristócrata familia Monnier, una puerta bajo llave, que al abrirla liberaría de las tinieblas, junto a un hedor insoportable, a una mujer malnutrida y desdichada, cuyo único crimen fue haberse enamorado.

La madre de Blanche moriría a los 75 años de un ataque al corazón, solo dos semanas después de ser detenida. Fuera de la oscura habitación, Blanche Monnier no pudo reunirse con su amor ya que este había muerto años atrás. Además, poco tiempo después de su liberación fue ingresada a un hospital psiquiátrico debido a sus traumas mentales, donde murió en 1913.

Publicado en Miscelánea
Fuentes consultadas:
https://en.wikipedia.org/wiki/Blanche_Monnier
http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2015-11-08/pavorosa-historia-blanche-monnier-castigo-inhumano-madre-foucault-gide-bunuel_1083488/