Por estos motivos deberías orinarte en la ducha

Enlace patrocinado
por Alberto Díaz Pinto
el 09/11/2016 en Salud

Aunque desagradable, orinar mientras nos duchamos podría sernos de gran ayuda. Sé que es increíble que esté diciéndoos esto, pero hay estudios que corroboran lo que digo.

Y es que normalmente solemos avergonzarnos con todos estos temas relacionados con la intimidad del baño. Sin embargo, la orina parece que no solo no es tóxica y estéril, sino que además puede ser bastante beneficiosa para la salud.

La orina está compuesta principalmente de glucosa, aminoácidos y electrolitos, todos inofensivos. Veamos en qué puede beneficiarnos su uso.

Orinar en la ducha

Twitter / UPROXX

Twitter / UPROXX

Cuando alguien confiesa que orina en la ducha, lo más normal es que se convierta en el centro de extrañas miradas. Pero lo cierto es que orinar en la ducha no solo resulta inofensivo, sino que es una buena medida para ahorrar agua.

De hecho, quienes defienden esta práctica, calculan que todos gastamos de media unos 15 litros de agua al día al tirar de la cisterna. Si multiplicamos esta cantidad por toda la población y los días del año, estaríamos hablando de cientos de miles de toneladas de agua desperdiciada al año.

Esto no solo resulta caro a largo plazo, sino que además es perjudicial para el medioambiente. Y es verdad que existen inodoros ecológicos, pero al final no ahorran tanto como deberían.

Puesto que la gran mayoría de la gente se ducha a diario, tiene sentido orinar mientras se lavan. Además, también estaríamos ahorrando papel higiénico, lo que sería de gran ayuda para salvar muchos más árboles.

Desinfección de heridas

Twitter / sjmaru

Twitter / sjmaru

Si habéis sufrido algún golpe o arañazo y no tenéis un botiquín a mano, se puede desinfectar una herida con orina fresca. No solo limpiaremos la herida, sino que aliviará el dolor y relajará los tejidos.

Cuidado de la piel

Twitter / DistanceBeauty

Twitter / DistanceBeauty

La orina también puede ser de gran utilidad para tratar enfermedades cutáneas como la psoriasis o eccemas. De hecho, la urea es uno de los ingredientes activos más frecuentes en las cremas.

La urea es uno componente que podemos encontrar más frecuentemente la primera vez que orinamos por la mañana, a unos cinco segundos después de comenzar o a mitad del proceso.

Para aplicártela, remoja unos algodones en la orina, asegurándote de que queden bien humedecidos. Pásate el algodón por la cara, centrándote en las zonas mas alteradas de la misma. La orina penetrará en la piel, proporcionando vitaminas, minerales, anticuerpos y hormonas que limpian la piel de forma natural. Deja que la piel seque por completo. Esto hará que la piel luzca más clara, suave y flexible.

Hongos

Twitter / Diagnostic_Foot

Twitter / Diagnostic_Foot

La orina también sirve para tratar las infecciones por hongos, como las que aparecen en los pies. La mejor forma es aplicarla en la zona infectada y dejar que actúe durante la noche. Tras una semanas, los resultados serán más que visibles.

No obstante, lo más recomendable es consultar al médico especialista.

Twitter / MaccaManc

Twitter / MaccaManc

¿Quién habría podido imaginar que la orina podría tener todos estos usos? También es posible usarla como fertilizante orgánico, aportando una gran cantidad de nutrientes a nuestra plantas. Para este menester, la orina más adecuada es la producida por animales herbívoros, pues suele ser más alcalina, contiene más potasio y menos nitrógeno. Este último, en grandes concentraciones, puede ser incluso perjudicial para las plantas.

La inhibiciones sociales a veces nos hacen olvidar muchas cosas de la sabiduría popular, aunque estoy convencido que lo de orinar en la ducha no volverás a olvidarlo.

Vía: hefty

Si te gustó, compártelo:

¿Quieres escribir en La voz del muro? Déjanos tu email

Síguenos en Facebook

Artículos relacionados y más