Seguramente has sentido alguna vez que cientos de hormigas caminaban por tus brazos y piernas tras permanecer largo rato inmóvil, pero ¿sabes por qué aparece esta molesta sensación?

El hormigueo en el cuerpo humano

En primer lugar, debemos determinar si el hormigueo que sufrimos es un hecho puntual o reiterado. 

Por regla general, el hormigueo más común se produce por culpa de una mala posición que oprime los vasos sanguíneos reduciendo el flujo de sangre. 

Privados de nutrientes y oxígeno, los nervios sensoriales se entumecen y mandan señales al cerebro para provocar el movimiento de la zona y reactivar la circulación.

El hormigueo se produce cuando el flujo sanguíneo se restablece, pero el sistema nervioso de la zona continúa desorientado mandando señales a lo loco. 

Este tipo de hormigueo es inofensivo, se soluciona cambiando de posición y no suele repetirse. 

Hormigueo continuo 

Si el hormigueo no es puntual, es reiterativo y se prolonga durante horas o incluso días en manos, pies o, incluso, la cara, puede ser un síntoma inequívoco de que algo no va bien y debemos consultar con nuestro médico. 

En la mayoría de los casos se tratará de problemas circulatorios, pero también puede ser por culpa de una infección leve. Sin embargo, será necesario el diagnóstico de un especialista ya que hay enfermedades como la esclerosis múltiple que suelen iniciarse con este tipo de síntomas. 

Publicado en Salud
Fuentes consultadas:
https://fabiosa.com/it/lbpf-2977-perche-talvolta-ci-sembra-di-avere-le-formiche-nelle-gambe-e-nelle-braccia/