¿Te has preguntado alguna vez si hacer crujir los nudillos en exceso puede traer algún tipo de consecuencia negativa para nuestros huesos o articulaciones?. Es habitual que muchos de vosotros sintáis la necesidad de hacerlo, y esto es porque se estira la articulación y se estimulan las terminaciones nerviosas de la zona, generando una sensación placentera. No obstante, otras veces puede provenir de algún tipo de hábito nervioso.

Hacerlo siempre ha estado rodeado de leyendas urbanas y todo se ha dicho de este gesto de tan peculiar sonido. Pero la realidad, como siempre, responde a la ciencia, y todo tiene una explicación más sencilla.

Si quieres saber por qué se produce el sonido, así como las consecuencias que podría ocasionarnos, es mejor que veas el siguiente video, donde se ilustra de manera muy completa:

Original: Vox

Publicado en Salud