Oigo al pasar la historia de un hombre y de una mujer que se intercambiaban mensajes a través de la ciudad. No se ven ni se hablan por teléfono ni se escriben a través de los métodos convencionales. Sólo se dejan papeles doblados en cuatro, escritos a mano, en sitios prefijados: en las páginas de un libro de una biblioteca, en las grietas de la mesa de un bar, en la boca de un lobo de bronce en una plaza. Cada carta propone nuevos lugares. Juegan un juego que sólo tiene sentido para ellos; la ciudad entera es el tablero  […]
Pablo De Santis. ¨ La ciudad y el juego¨
Clarín, 18 de agosto de 1999.

Todos tenemos libros en nuestras casas y no importa con qué tanto entusiasmo los adquirimos; lo cierto es que muchos de éstos, tras ser leídos, han quedado abandonados en las repisas de nuestras bibliotecas como quien guarda un souvenirs viejo. ¿Qué pasaría si a alguien te invitara a una aventura la cual te anima a liberar algunos de esos libros y a buscar nuevas historias?

Este es el ingenioso juego del que participan los integrantes del club de los libros perdidos, en el que los jugadores son millones alrededor de todo el mundo.

El proyecto nace en el 2011 cuando su mentor, Facundo Bonomi, desea llevar a cabo su sueño proponiendo una gran siembra mundial de libros. Esta cruzada consiste en elegir un ejemplar que hayas leído, colocarle una inscripción contando que es parte de este hermoso proyecto con la fecha y el lugar donde lo dejas y luego liberarlo en una plaza, un bar, en la butaca de un teatro, en el mostrador de alguna tienda (¡o donde gustes!) para que pueda ser cosechado por alguien. Lo más emocionante es que quien encontró el libro debe seguir la cadena para que así el libro siga en circuito y el juego no termine nunca, al igual que los lectores.

Si bien podemos sembrar libros en cualquier época del año, las fechas estipuladas son los 21 de cada mes de cambio de estación (21 de marzo, 21 de junio, 21 de septiembre y 21 de diciembre). Es maravilloso saber que mientras estás buscando un lugar en dónde dejar tu regalo, desde el otro lado del océano habrá otro jugador eligiendo qué historia soltar. Además es realmente reconfortante pertenecer a este club de soñadores, un grupo con el que podrás compartir tu experiencia, leer historias, ver fotos ¡y hasta mirar videos!

Al final del artículo te dejamos los enlaces necesarios para que puedas conocer más sobre este proyecto. Si eres amante de la lectura amarás la página del club porque podrás descargar libros, leer cuentos online, y hasta subir tus propias reseñas.

Y recuerda: Liberar historias no sólo significa regalar educación y fomentar la lectura, sino que es una expresión plena de amor y enseñanza. Sembrar un libro junto a un nieto, un hijo o tus alumnos no tiene comparación; ¿y cosechar alguno? ¡uff! ¡ni te cuento!

Y vos ¿qué libro regalarás el próximo 21 de marzo?

19° Gran siembra mundial de libros

Facebook del Club

El club de los libros perdidos


Publicado en Cultura y ocio