No es feliz, solo hay que mirar sus ojos

No es feliz, solo hay que mirar sus ojos

La verdad es que nunca he sido fan de los zoológicos, desde muy pequeño me han parecido pequeñas cárceles donde confinan a un grupo de animales, que, seguramente, estarían mucho mejor correteando por su hábitat natural. Ni qué decir tiene la repulsa que me provoca si, además, los animales ni si quiera están atendidos como se merecen.

Imaginaos que estáis tan felices dando un paseo con vuestras familias y de repente una furgoneta se para a vuestro lado os atrapa y os lleva sin que no podáis hacer nada. Ahora seguid imaginando que os sueltan en un cubículo, no más grande que un patio de colegio con otro grupo de personas que no conoces, que no hablan vuestro idioma y que se encuentran en la misma situación que vosotros. Ya por último os pido que hagáis un último esfuerzo y os figuréis que, para poder recibir comida a cambio, os obligan a hacer trucos estúpidos que jamás se os ocurriría hacer en circunstancias normales. Ahora dejad de imaginar, porque esto es lo que le sucede a los delfines, orcas y demás mamíferos que viven confinados en los delfinarios de todo el mundo.

Tal vez penséis que exagero, que los delfines no son como nosotros, no tienen la misma consciencia de si mismos ni de sus parientes que podemos llegar a tener nosotros. Lamentablemente no es una exageración. Los delfines son animales extremadamente sociales, cada miembro de la manada es importante y su desaparición deja huella en los demás inviduos. Cada grupo tiene un idioma particular y una cultura propia, diferente entre grupos. Que son inteligentes es repetir algo que ya sabemos desde hace tiempo, pero no está de más recordarlo.

Estos cetáceos suelen vivir en torno a 40 años en libertad. Cuando se encuentran en delfinarios su esperanza de vida se reduce a la mitad. Sufren estrés, depresión, se vuelven locos, llegan incluso a atacar a sus “cuidadores”, porque no son cuidadores, son carceleros.

Esta campaña publicitaria lanzada por la fundación FAADA quiere poner en conocimiento de todas las personas algo que muchos desconocen, y es que los zoológicos, delfinarios, circos, etc. están provocando el sufrimiento innecesario de miles de especies en cautividad con el único fin de exhibirlos y sacar beneficios.

Si estás de acuerdo con su mensaje, por favor, no visites delfinarios ni instalaciones que mantengan en cautividad a mamíferos marinos y visita su página web SOSdelfines donde encontrarás más información al respecto.

Fuente: SOSdelfines

Publicado en Animales