Costa de Marfil es uno de los mayores productores de cacao del mundo, la planta de la que obtenemos el chocolate a partir de sus semillas.

La recolecta del grano de cacao es llevada a cabo por hombres cuyo sueldo no supera los 7 euros (10 dólares) por día, y si tenemos en cuenta que una tableta de chocolate vale 2 euros (3 dólares) el consumo de este alimento se convierte en un bien de lujo para los marfileños, hasta el punto de no haber probado nunca el chocolate, especulando imaginativamente en dar una respuesta que responda a qué es lo se hace con el grano: vino, productos que hacen a los blancos más sanos o incluso el motivo por el que tienen la piel más clara.

Cuando Alfonso probó lo que se hacía con el cacaco que cultivaban no pudo evitar dárselo a probar a sus amigos.

Original: VPRO Metropolis

Publicado en Miscelánea