Los estudios y la educación de nuestros hijos suponen una preocupación constante para todo buen padre que se precie. Un ascenso hasta una cima abrupta que no todos conseguirán coronar, pues a veces no depende únicamente del interés de los jóvenes por aprender, sino por un sistema ineficiente, carente de motivaciones y en el que la incompetencia parece campar a sus anchas.

Esto viene a raíz de una noticia que está revolucionando el tema en todas las redes sociales. Seguramente os resulte familiar el nombre de Arturo Pérez-Reverte, escritor y académico de la lengua española. No es la primera vez que Pérez-Reverte protagoniza episodios con bastante repercusión a través de Twitter. En una ocasión, un tuitero intentó corregirle en el término “grafiti”, alegando que se escribía “graffiti”. La respuesta del escritor fue demoledora, aplastante y uno de los mayores “ZAS, en toda la boca” que yo recuerde:

No. Se escribe grafiti. Españolizado. Introduje personalmente la palabra en la última edición del diccionario de la RAE.

En relación a la incompetencia en el sistema educativo, ¿qué hacer cuando la profesora de lengua de tu hija corrige mal una de sus redacciones?. Escribir a Pérez-Reverte a través de Twitter, por supuesto. O al menos esto fue lo que hizo el usuario Natxo Hernández el pasado miércoles.

“¿Qué hago con la profesora de lengua de mi hija? ¿Algún consejo?”, decía este padre preocupado en su mensaje, junto a una imagen sacada de la redacción en cuestión, en la que la profesora había añadido una “h” a “echar de menos”.

perez_reverte_2

La respuesta del académico no se hizo esperar, resultando cuanto menos sorprendente, pues no arremete contra la maestra, sino contra el sistema.

perez_reverte_1

Después, Pérez-Reverte pidió permiso para retuitear la imagen de la redacción, a fin de que la maestra “por lo menos no se vaya de rositas”. “Póngala colorada”, recomendaba al indignado padre, quien aseguró que habría represalias.

perez_reverte_3

Fuente: Huffington Post

Publicado en Miscelánea