La cocina italiana está extendida por todo el mundo, y por eso hoy vamos a mostraros cómo hacer una de las recetas más famosas, a la vez que más sencilla y económica, de su gastronomía.

Se trata los famosos spaghetti con ajo y guindilla, o spaghetti al peperoncino, tremendamente deliciosos y que podréis preparar en solo 10 minutos. A mí personalmente, a pesar de ser una de las recetas más sencillas, es una de las variedades de pasta que más me gustan.

Si no la has probado aún, no dejes pasar esta oportunidad. Veamos lo que vas a necesitar para preparar 4 raciones:

Ingredientes

pasta_1

– 350 gr. de spaghetti
– 3 dientes ajo cortados en láminas
– 1/2 guindilla o 2 cayenas picadas
– Pimienta negra recién molida al gusto
– Un puñado de perejil fresco
– Aceite de oliva virgen extra
– Queso Grana Padano rallado

Elaboración

Primero cortamos el ajo en finas láminas

pasta_2

Sofreímos los ajos a fuego medio hasta que estén dorados

pasta_3

Mientras tanto, aprovechamos para poner a hervir la pasta, en una olla alta a fuego fuerte. Echamos los spaghetti cuando el agua empiece a hervir y en unos 8 minutos estarán listos

pasta_4

Una vez que los ajos están dorados, apaga el fuego y resérvalos a un lado

pasta_5

Echamos la pasta en una fuente de gran tamaño y salpimentamos al gusto

pasta_6

Seguidamente, añadimos la guindilla bien picada

pasta_7

Después agregamos los ajos y el aceite que hemos utilizado para freírlos

pasta_8

Finalmente, añadimos una cantidad generosa de queso y el perejil fresco picado, y removemos bien para combinar los sabores

pasta_9

¡Listo para comer! El sabor del ajo y el picante de la guindilla, junto con el queso y las especias forman una combinación perfecta para la pasta y, por ende, para nuestro paladar. Os lo garantizo 😉

pasta_10

A continuación os dejo con un vídeo en el que podréis ver todo el sencillo proceso, por si os ha quedado alguna duda. ¡Bon apéttit!

Vía: Food Wishes

Publicado en Cocina