En los últimos años, estamos asistiendo a un profundo debate sobre el uso del maquillaje al que incluso algunos de los rostros más reconocidos del panorama internacional se han sumado.

Y es que existen opiniones para todos los gustos. Muchas mujeres maquillan sus rostros diariamente porque les gusta, o porque simplemente se ven mejor con él, mientras que otras aborrecen ponérselo y, si lo usan, prefieren que sea lo más disimulado posible. Otras, sin embargo, no lo utilizan nunca. ¿Acaso las que usan maquillaje son mejores que las que no lo usan?

Obviamente la respuesta es no, aunque recientemente una bloggera ha encendido de nuevo el tema sobre las expectativas sociales de las mujeres que usan maquillaje para cuestiones de trabajo. Francesca, que así es como se hace llamar, subió dos fotos a las redes sociales prácticamente idénticas, salvo por un pequeño detalle, en una muestra su rostro al natural y la otra fue editada para que pareciese estar maquillada.

La imagen comparativa fue subida a PhotoFeeler, un sitio donde las personas comentan y comparten impresiones sobre fotos destinadas a uso profesional. ¿Cuál creéis que recibió las críticas más positivas?

Efectivamente, la foto con el maquillaje fue generalmente mejor recibida que la foto sin maquillaje. Honestamente, no podemos decir que estemos muy sorprendidos con los resultados, y menos después de ver un experimento similar realizado por Huffington Post, con el que quedó bastante claro que las mujeres que usan maquillaje son más aceptadas en el mundo empresarial.

Otro estudio de principios de este año, publicado por la revista Research in Social Stratification and Mobility, demostró que las mujeres que gastan más tiempo arreglándose para el trabajo ganan más dinero que las mujeres que no usan maquillaje, o que aquellas que no prestan demasiada atención a su estilo.

En el caso de Francesca, PhotoFeeler clasifica las imágenes en base a 6 categorías: competencia, simpatía, influencia, seguridad en sí mismo, autenticidad y divertido. Por su parte, los votantes tienen la opción de votar: “no”, “algo”, “sí” y “sin duda”. Así quedaron los porcentajes en la foto de Francesca:

Imagen sin maquillaje

– Competencia: 57%
– Simpatía: 44%
– Influencia: 55%
– Confianza: 43%
– Autenticidad: 40%
– Divertido: 35%

Imagen con maquillaje

– Competencia: 67%
– Simpatía: 67%
– Influencia: 65%
– Confianza: 68%
– Autenticidad: 58%
– Divertido: 50 %

Como podéis ver, los votantes acogieron bastante mejor la imagen en la que Francesca llevaba maquillaje. Algunos porcentajes varían hasta un 15%. Una vez más, se reafirma que la mujer, cuando va maquillada, es generalmente más valorada.

En su blog, la protagonista de este experimento social también habla sobre el “impuesto del maquillaje“, un término utilizado para hacer referencia a la idea de que las mujeres tienen que pagar más dinero que los hombres por los cosméticos que las mantienen “atractivas”. Muy superficial, sí.

Otro estudio revela que la mujer promedio gastará unos 15.000$ en cosméticos a lo largo de su vida, así como que de media dedican una hora diaria para asearse.

Son datos que dan que pensar, la verdad. ¿Cuál debería ser el mensaje que transmitamos a las futuras generaciones? Esta claro: ¡todas las mujeres son hermosas tal y como son! No os dejéis influenciar por datos, estadísticas o por la opinión de los demás. Si os gusta utilizar maquillaje, hacedlo con total libertad, del mismo modo que aquellas que prefieren no usarlo. Sed vosotras mismas.

Vía: tiphero, traducción y adaptación por La Voz del Muro.

Publicado en Miscelánea