Irremediablemente, las circunstancias provocan que a veces surjan inseguridades dentro de nuestra relación, después de todo nadie dijo que el matrimonio fuera a ser fácil. En estos casos, las parejas que gozan de un alto grado de confianza y complicidad, suelen recurrir al diálogo para solventar cualquier problema. Sin embargo, hay quienes actúan de forma extraña, utilizando tretas poco convencionales para saber si las cosas funcionan, o no, como deberían.

Tened en cuenta que la confianza, ya sea con nuestra pareja o con un amigo, es la base de una pirámide que se va construyendo poco a poco. Precisamente, la historia que veremos hoy ilustra perfectamente este tema. Aunque lleva algún tiempo circulando por internet, no podíamos dejar pasar la oportunidad de compartirla con todos vosotros, pues el final es tremendamente inesperado y divertido:

Man signing a document or writing correspondence

Un hombre estaba preocupado porque sentía que su esposa estaba distante y poco amorosa. Quería saber cómo reaccionaría su esposa si él desapareciese de su vida de repente, por lo que decidió escribirle una carta diciéndole que se había cansado de vivir con ella y que se marchaba de casa. Sabía perfectamente que podía ser una broma pesada y un tanto infantil, pero necesitaba saber qué sentía su mujer por él.

Puso la carta en la mesita de noche y se escondió debajo la cama hasta que su esposa llegase a casa. Tenía la intención de presenciar la escena dramática que montaría su esposa tras leer la carta de abandono en primera fila.

beautiful girl talking on the phone

Cuando finalmente la esposa llegó a casa, vio la carta sobre la mesa y la leyó.

Después de unos momentos de silencio, cogió un bolígrafo y añadió algo de cosecha propia. Entonces empezó a cambiarse, silbando melodías alegres mientras cantaba y bailaba como si no hubiese visto nada. Parecía llena de alegría, en vez de hundida y destrozada.

El hombre, con el corazón herido, no tenía idea de que las cosas iban a empeorar.

La mujer cogió el teléfono e hizo una llamada. Su marido, que seguía escondido debajo de la cama, pudo escuchar toda la conversación:

“Hola cariño, me acabo de cambiar de ropa, así que ya estoy lista para vernos cuando quieras. En cuanto al otro tonto, por fin se ha dado cuenta de que le estaba engañando y se ha marchado. Cometí un grave error al casarme con él. Ojalá y te hubiera conocido a ti antes. ¡Te veo ahora cariño!”.

Acto seguido, colgó el teléfono y salió de la habitación.

Male hands holding old letter

Al rato, el marido escuchó cómo se cerraba la puerta principal. Su esposa se había ido. Con lágrimas en los ojos e increíblemente destrozado, salió debajo de la cama en busca de la carta que había dejado a su esposa y vio lo que esta había añadido:

“He visto tus pies debajo de la cama, tonto. Voy a comprar el pan.”

Fuente: littlethings

Publicado en Familia