Las frutas y hortalizas son los alimentos que contienen los elementos protectores frente al cáncer: vitaminas, minerales y agentes fitoquímicos.

· Fibra: acelera el tránsito intestinal, así el tiempo que estamos en contacto con posibles elementos tóxicos es menor. Mejora la saciedad, aumenta el volumen de las heces, da viscosidad y mejora la fermentación de sustratos. Los cereales y legumbres mínimamente procesados contienen mucha cantidad de fibra (la mayoría de cereales que encontramos en el mercado son refinados, puesto que son más atractivos para el consumidor).

· Vitaminas y minerales: hay algunos estudios que afirman que algunos tumores utilizan vitaminas para su crecimiento. Las que intervienen en la prevención del cáncer son:

Vitamina A: se encuentra generalmente en forma de betacarotenos. La contienen las zanahorias, albaricoques, espinacas, brócoli, huevos y productos lácteos. Tiene un efecto protector de los epitelios, actuando como una barrera defensivo-inmunológica. Los betacarotenos atrapan radicales libres y moléculas de oxígeno libre que son compuestos tóxicos y cancerígenos.

Vitamina C: es antioxidante e inhibe la formación de nitrosaminas, que son cancerígenas. Se encuentra en frutas (cítricos, kiwis) y hortalizas frescas y crudas (pimientos, perejil, col, cebolla). Su capacidad para captar oxígeno (antioxidante) le permite combatir y neutralizar los radicales libres presentes en nuestro cuerpo.

Vitamina E: es antioxidante y actúa neutralizando los cancerígenos que actúan sobre los cromosomas. Sus efectos se potencian con el Selenio. Sin embargo, la relación entre el cáncer y la vitamina E puede estar mediada por los lípidos de la dieta. Se encuentra en cereales integrales (germen), soja, aceites vegetales, verduras y hortalizas de hoja verde, frutos secos… Es termolábil, así que se recomienda tomar estos alimentos en crudo.

Selenio: protege contra la oxidación de los tejidos. Actúa inhibiendo la síntesis de DNA. Estimula el sistema inmune. Se encuentra en frutos secos (especialmente en la nuez de Brasil), pescado, marisco y vísceras (riñón o hígado).

Vitamina D: forma burbujas de calcio con los ácidos grasos que atrapan los metabolitos carcinogénicos. Se activa en la piel con la luz solar. La encontramos en pescados (hígado), yema de huevo y lácteos. Se acumula en el hígado, así que si se toma en forma de suplementos puede llegar a tener efectos tóxicos.

Zinc: actúa en el sistema defensivo del organismo y en la actividad enzimática. Se encuentra en mariscos, carnes, cereales integrales, huevos y legumbres.

Ácido fólico (vit.B9): presenta un efecto protector de los cromosomas del núcleo celular, defendiéndolos de la acción de virus nocivos. Está presente en hojas de vegetales (espinaca, lechuga y otras hortalizas), garbanzos y cereales integrales. Es muy sensible a la luz y al calor.

Niacina (vit.B3): es un potente inhibidor de la degeneración celular. La contienen los cereales integrales, guisantes, aguacates, higos y ciruelas pasas.

· Agentes fitoquímicos: son sustancias naturales presentes en las plantas que las defienden contra agentes patógenos que puedan perjudicarlas. Impiden la activación de oncogenes responsables del cáncer.

– Sulforafano en brócoli y coliflor.

– Ácidos clorogénico y p-cumárico en tomates, pimientos verdes, piñas y fresas.

– Compuestos sulfurados en ajo y cebolla.

– Isotiocianato de fenetilo (PEITC) en coles y nabos; y el ácido elágico en uvas, fresas y frambuesas protegen el material genético celular.

– Genisteína en la soja, evita la formación de los vasos sanguíneos que precisa el tumor para nutrirse.

– Epigadocatequina galato (EGCG) en el té verde, desaparece en el proceso de maduración por el que el té verde se convierte en té negro, que es el que consumimos en occidente.

Hay que seguir una dieta variada en alimentos, a base de frutas, verduras y legumbres, y acompañarla de un buen estilo de vida, con ejercicio regular y evitando el sedentarismo. Todo ello nos ayudará a estar protegidos frente al cáncer y a muchas más enfermedades. ¿Te atreves a seguirla?

Publicado en Salud