Hoy, 3 de diciembre, es el día que la OMS elige para que no olvidemos y tengamos en cuenta a las personas con discapacidad.

España ratificó el 3 de diciembre de 2007 los acuerdos de la ONU sobre los derechos de las personas con discapacidad y su código de aplicación.

Nos comprometimos a la elaboración y puesta en práctica de políticas, leyes, y medidas administrativas para garantizar el pleno desarrollo de las personas con discapacidad, para defender su derecho a la igualdad y la inclusión social y proporcionar todo lo necesario para proteger su dignidad, su máxima autonomía individual, su salud y educación.

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad es el responsable de los asuntos sobre discapacidad, y tiene transferidas muchas de sus competencias a las Comunidades Autónomas.

Según UNICEF 1 de cada 20 menores de 14 años vive con alguna discapacidad… 93 millones de niños en el mundo sufren discapacidad. 

Pero, ¿qué es la discapacidad?

Se considera que hay discapacidad cuando una persona no puede realizar una actividad habitual de la vida diaria que la mayoría de personas de su edad sí hacen. 

Podemos clasificar la discapacidad según: 

  1. el impedimento que cause habrá grados, desde una discapacidad leve a la que impide totalmente.
  2. su duración distinguiremos entre discapacidad temporal o permanente. 
  3. el tipo de función afectada, podemos distinguir, a grandes rasgos, discapacidad física, mental y sensorial, aunque pueden estar asociadas.

Aunque en realidad es todo mucho más complejo, tanto que la OMS ha creado un sistema de clasificación para que entendamos mejor a que nos referimos en cada caso concreto de discapacidad. 

La discapacidad sigue siendo invisible.

Personalmente lo que más me preocupa de la discapacidad es la indiferencia que la rodea. Se habla de leyes, de prestaciones sociales, de tratamientos financiados, de inclusión en las escuelas, de inclusión laboral… se habla, pero solo ocupa a quien la sufre y a su familia.

Como sociedad, no es suficiente con dotarnos de leyes y de normas, debemos exigir, y cada uno de nosotros procurar, que todos disfrutemos de nuestra dignidad y de nuestra autonomía personal.

Una sociedad que mira a las personas con discapacidad a los ojos es una sociedad más rica y humana. La discapacidad no define a una persona, forma parte de su vida diaria y hace que necesite la ayuda de los demás en ciertas tareas. Aunque te llame la atención, no te quedes en la superficie, aparta la discapacidad y conoce al ser humano que la padece, sin miedo, no te hará daño, tal vez te hará crecer.

Para ciertas cosas, hay que conservar los ojos de niño. Los niños no ven diferencia donde realmente no la hay.

La diferencia está en como miras, no en lo que ves.

Publicado en Salud
Fuentes consultadas:
www.neuropediatra.org
https://old.unicef.es/sites/www.unicef.es
http://www.who.int/classifications/icf/en/#