La boca es la primera instancia desde donde parte el proceso digestivo, en ese sentido es fundamental para el procesamiento de los alimentos. 

La higiene bucal es el mecanismo por medio del cual podemos cuidar de esta zona del cuerpo, ya que en caso de alguna lesión o enfermedad en el área estaremos expuestos al deterioro de nuestra salud física, digestión e incluso autoestima.

¿Qué es la higiene bucal?

Es un conglomerado de procesos que permiten mantener sanos y limpios los dientes, encías, la lengua y en general toda la boca. 

En ese sentido la higiene oral o bucal es un mecanismo con el que se evitan molestias típicas en la zona como las piezas dentarias que se resienten, el mal aliento o molestias en las encías.

La higiene en la zona de la boca es un proceso y por tanto hay que asumirlo como hábitos de la vida diaria que no se pueden obviar pues hay evidencias científicas que asocian de forma positiva la higiene bucodental con la disminución de caries, enfermedades periodontales y otro tipo de patologías.

Beneficios de llevar una correcta higiene bucal

La sonrisa. Es quizá lo primero en lo que se piensa cuando se habla de la higiene bucal. Se verá estéticamente muy bien.Como medida preventiva. La higiene oral es más que nada una labor de prevención. 

Si lo miras desde la perspectiva financiera te permitirá ahorrar a largo plazo al no tener que pagar por procedimientos costosos que corrijan daños en tu boca.

Autoestima. 

La sonrisa es una carta de presentación al relacionarnos con los otros. Te vas a sentir más confiado.

Evitar el mal aliento. 

Es una situación frecuente que afecta a la mitad de la población.Para tu salud en general. La higiene bucodental no sólo se reduce a esta zona como tal sino que previene otras enfermedades como la diabetes o de tipo cardiovascular.

Inconvenientes de no llevar una correcta higiene bucal

Restricciones para comer. 

Si se desarrollan caries es posible que éstas lleguen al nervio y produzcan un dolor insoportable que ocasione que pierda su pieza dental. Como consecuencia su alimentación tendrá que modificarse.

Pérdida de las piezas dentales. 

Como se ha especificado en el caso anterior las caries pueden acarrear este tipo de situación.

Mal aliento o dientes amarillentos. 

La halitosis puede ser crónica y además es un serio problema para la autoestima.Ataques cardiacos. 

Hay evidencia científica que demuestra la probabilidad de filtración de las bacterias a través de las caries al flujo sanguíneo para alcanzar el endocardio vascular, es decir la membrana que cubre las cavidades del corazón.

Demencia senil o Alzheimer. 

Una mala higiene dental incrementa el riesgo de estas dos enfermedades en un 65% pues las bacterias que ocasionan la gingivitis podrán avanzar fácilmente al cerebro.

Cáncer. 

Una infección crónica en esta zona puede provocar que se desarrollen células cancerígenas que comúnmente traen como consecuencia provocarán cáncer de páncreas y bucal.

Problemas gastrointestinales y respiratorios. 

Cuando un problema bucal no es tratado pronto ni de forma adecuada puede causar la muerte de vasos sanguíneos, tejidos, nervios o generar abscesos.Como tener una buena higiene bucal

Los cuidados preventivos de la higiene bucal son una labor de prevención diaria. Además son menos costosos y dolorosos que los tratamientos que son usados ante infecciones que ya han comenzado a progresar.

Son 4 las recomendaciones para una buena higiene bucodental, aquí te las presentamos brevemente:

Cepillado dental: El cepillado dental debe realizarse por lo menos tres veces al día o en otras palabras luego de cada comida. Hazlo con movimientos que sean suaves y cortos siempre fijándote en los dientes de la parte posterior.

No descuides la lengua y las encías pues buena parte de las bacterias se van acumulando en ellas. Se aconseja renovar el cepillo dental cada tres meses como máximo.

Hilo dental: El hilo dental es un instrumento con el que se previene la aparición de caries entre los dientes ya que es una zona difícil de acceder para el cepillo. Así mismo elimina la placa bacteriana que se pueda acumular.

Enjuague bucal: Se aconseja que el enjuague bucal contenga colutorio pues así se va a reducir el riesgo de patologías, infecciones o el volumen de la placa. En ese sentido el enjuague es el último mecanismo por el que se pueda optar para desaparecer en su totalidad las bacterias de la boca a las que ni el cepillo o el hijo dental pueden acceder.

Visita al odontólogo: La higiene bucal no sólo se reduce a las prácticas estrictamente personales. También es un requisito visitar a un odontólogo por lo menos una vez al año para que elimine placa bacteriana, sarro y haga un chequeo.

Publicado en Salud