Después del éxitoso experimento Sugar or Fat en el que dos gemelos idénticos se sometieron a una dieta libre de grasas y otra libre de azúcar para determinar cuál era peor para nuestro organismo, los hermanos Van Tulleken vuelven para desafiar nuestros hábitos de vida con Drinking for Science.

En este nuevo ensayo los gemelos intentarán determinar qué es peor para nuestro organismo, si beber alcohol a diario o agarrar una borrachera durante el fin de semana.

No te pierdas esta interesante prueba clínica sobre el alcohol y sus efectos, puede que no vuelvas a beber de la misma forma.

Dos hermanos, un sólo ADN.

beber regularmente 1

En primer lugar debemos decir que los hermanos Van Tulleken tienen 37 años y ambos son médicos titulados. Además al ser gemelos y tener un ADN idéntico, sus experimentos nos permiten constatar que los cambios físicos que se producen en su organismo son producto del consumo de alcohol y no de la genética.

Al igual que Sugar or Fat, el experimento ha sido monitorizado por un equipo de expertos médicos del Hospital Royal Free de Londres y documentado íntegramente por la cadena de televisión inglesa BBC.

21 unidades del alcohol.

beber regularmente 5

Durante un mes completo, ambos bebieron 21 unidades de alcohol a la semana, que es la cantidad máxima recomendada según la Organización Mundial de la Salud Organización Mundial de la Salud.

Chris Van Tulleken distribuyó uniformemente las 21 unidades del alcohol durante los días, mientras que Xand las consumió todas juntas durante el fin de semana.

beber regularmente 4

Así el primero de ellos tomó regularmente dos copas de vino (250 ml) cada noche, mientras su hermano eligió el vodka para alcanzar las 21 unidades de alcohol en una sola ingesta.

Los resultados.

beber regularmente 2

Seguramente hayas pensado que los atracones no son buenos, pero ya te puedo decir que el consumo regular tampoco. Según los resultados obtenidos ninguna opción es aconsejable.

Después de un mes, ambos hermanos sentían los efectos de las 21 unidades en su organismo. Aunque las consecuencias eran más fuertes e inmediatas para el que experimentaba las borracheras, pues no se recuperaba totalmente de ellas hasta tres o cuatros después, el gemelo de las dos copas de vino también manifestaba sentirse cansado y más torpe en el trabajo.

Los análisis de ambos pacientes fueron sorprendentes. Con independencia de la forma de consumo, las 21 unidades de alcohol a la semana estaban haciendo estragos y el hígado de ambos estaba dañado. De seguir así en ambos casos acabaría produciendo una cirrosis hepática.

Por tanto, el consumo de alcohol, ya sea frecuente o esporádico, nunca debe tomarse en grandes cantidades.

Prescindir del alcohol o en su caso beber con moderación, elegir las bebidas de menos graduación alcohólica y/o rebajarlas con gaseosa sin azúcar o agua, son las mejores maneras para envejecer de forma segura y saludable.

Recuerda que los abusos del alcohol, las grasas y el tabaco pasan factura y que no envejeceremos de la misma forma si nos privamos de ellos, como bien pudimos ver en “Este sería nuestro aspecto en 10 años según si bebemos, fumamos o abusamos del dulce”.

Fuente: BBC Via: Vitonica

Publicado en Salud