Los hermanos gemelos Alexander y Chris Van Tulleken, dos médicos de 36 años, decidieron someterse a un experimento para determinar si eran peores las grasas o los azúcares para nuestro organismo, así que decidieron emprender, cada uno, una dieta para poder contrastar los resultados. El experimento fue monitorizado y documentado por la cadena de televisión inglesa BBC.

De este modo, Alexander comenzaría una dieta libre de carbohidratos -incluida la fruta- y alta en proteínas, y Chris, una dieta libre de grasas, en la que solo consumía un 2%, lo mínimo para sobrevivir. Por lo tanto, se trataba de dos dietas completamente opuestas que durarían un mes. Además, el régimen iba acompañado de una rutina similar y de los mismos ejercicios. Ambos podrían permitirse comer todo lo que quisieran durante el experimento, sin salirse de sus dietas.

gemelos_experimento_1

Al ser gemelos y tener un ADN idéntico, partieron de la premisa de que cualquier cambio en sus organismos sería producto de la dieta y no de la genética. “Los gemelos idénticos como nosotros son extremadamente útiles en experimentos porque tenemos exactamente los mismos genes. Esto significa que los cambios que hemos observado podrían ser debido a las dietas y no la genética”, expresaron en una entrevista.

Durante muchos años, siempre se ha pensado que la grasa era mala porque nos hace engordar, al igual que los alimentos bajos en grasas son buenos. Con el paso del tiempo, el azúcar -y más concretamente en forma de carbohidratos- ha sido determinado como el responsable de la obesidad.

Ambas dietas eran malas para la salud

gemelos_experimento_2

Alexander afirmó que ambas dietas eran malas. Al principio pensaba que la suya era mejor, ya que podía comer carne y todo tipo de proteínas. Pero aunque nunca sintió hambre, se sentía lento y cansado, con estreñimiento, mal aliento y una respiración deficiente. Por otro lado, Chris nunca se sentía satisfecho, así que comía prácticamente durante todo el día.

Alexander afirmó que a pesar de que algunos científicos creen que la única forma de perder peso es recortando los alimentos que contienen carbohidratos, se encontraron con que ambos habían bajado de peso en sus dietas, aunque él más que Chris (4 kilos en un mes). “Así, a pesar de que parecía estar perdiendo más peso, todo se me hizo más difícil de hacer”, dice Alex, quien unos días antes había realizado una prueba física con su hermano, en la que se había encontrado muchas más dificultades.

Determinaron que la causa de la obesidad es la combinación de grasas y azúcares

gemelos_experimento_4

“Nuestro experimento demostró que se puede perder mucho peso, como yo lo hice, en una dieta baja en hidratos de carbono, pero eso no es necesariamente bueno”, indicó, añadiendo que durante el experimento vio que “se puede perder peso con una dieta baja en grasas, pero a largo plazo, el consumo no regulado de azúcar también puede tener consecuencias negativas para la salud”.

Tras investigar y consultar a expertos en el tema, determinaron que la verdadera causa de la obesidad no es la grasa o el azúcar, sino que la combinación de ambos.

Conclusiones

gemelos_experimento_3

“Si quieres bajar de peso será mucho más fácil si evitas los alimentos procesados ​​hechos con azúcar y grasa. Estos alimentos afectan el cerebro de una manera completamente diferente de los alimentos naturales y es difícil para cualquier persona resistirse a comer demasiado”, concluyó diciendo Alex, pues cree fehacientemente que en cualquier dieta en la que se eliminen los azúcares o las grasas, será muy desagradable, difícil de sostener y, probablemente, mala para nuestra salud.

Fuente: dailymail

Publicado en Salud