Lamentablemente los episodios de terrorismo están dándose en Europa cada semana prácticamente. Empieza a ser frecuente ver tiroteos, apuñalamientos, atropellos, etcétera.

Sin entrar en temas políticos de porque está sucediendo o dejando de suceder esto. La realidad es que cada vez tenemos más probabilidades de encontrarnos en medio de una de estas situaciones.  Pero ¿sabemos como debemos actuar?.

Básicamente son tres pequeñas reglas, Corre, Escóndete, Ataca. Siguiéndolas en ese orden nuestras probabilidades de supervivencia aumentarán en una situación de este tipo.

Corre.

La primera regla es sencilla. Si te encuentras en una oficina, centro comercial, en la calle, dónde sea y ves que empieza un ataque de este tipo, corre. Huye de allí lo más rápido que puedas. Intenta convencer a otros para que evacuen la zona o el edificio contigo, pero no te entretengas en convencerlos.

Si alguien entra en shock, deberás hablar con él dándole instrucciones cortas y sencillas, del tipo: “Ven”, “Quieto”, “Agachate”. Cuando alguien entra en shock no se puede negociar con él ni intentar que comprenda la situación, pero si podemos dirigirlo con este tipo de instrucciones.

Una vez estés a salvo, intenta que nadie más se acerque a la zona del ataque. Puede haber mensajeros, repartidores, o empleados que lleguen después de comenzado el ataque al edificio o zona en la que estabas y no sepan que está pasando. Evita que entren dentro de la zona de conflicto. Una vez estéis fuera de peligro, avisad a los servicios de emergencia.

Escóndete

Si no puedes salir ni huir de la zona del atentado, has de pasar a la siguiente opción. Esconderse. Si estás en un lugar cerrado como una oficina, un centro comercial, etcétera busca una sala lo más alejada posible del terrorista o terroristas (nunca vayas en una dirección si no estás seguro de que no habrá peligro). Una vez encuentres una sala segura deberás de realizar tres simples acciones.

  1. Apaga las luces
  2. Bloquea la puerta
  3. Pon tu teléfono móvil en silencio.

No hace falta una gran barricada para bloquear la puerta, ya que harás mucho ruido y delataras tu posición. Simplemente cierra la puerta con algún pestillo o cerrojo si lo tiene de forma que parezca que estaba cerrada al inicio del ataque. Si no tiene cerrojo alguno, mueve algún mueble pesado contra ella.

Los atacantes no van a entretenerse en desbloquear puertas y tirar barricadas, saben que su tiempo es limitado y que los cuerpos de policía están ya de camino, intentarán ir siempre a lo fácil. Apagar las luces da una sensación mayor de que la sala está desocupada y por supuesto silenciar el móvil evitará que nos delate cualquier ruido fortuito de notificaciones, llamadas, etcétera.

Si crees que es seguro realizar más ruido y bloquear la puerta con muebles u objetos voluminosos puedes hacerlo. Puede que si los servicios de emergencia tardan en acceder, decida repasar esas puertas que no estaban más que ligeramente cerradas.

Una vez estés escondido y atrincherado, conserva la calma y espera. Las fuerzas de seguridad llegarán lo antes posible y se encargarán de la situación. Es obvio que en estas situaciones es difícil mantener la calma pero hay que hacer un esfuerzo.

Si la situación antes de esconderse es demasiado precipitada o si la situación lo permite, puedes considerar hacerte el muerto, aun que no es excesivamente recomendable.

Ataca

Si a pesar de haber intentado huir, y de haberte escondido los tienes encima y van a encontrarte toca la última opción y la más arriesgada, atacar. Si sois varias personas lo mejor es que os organicéis.

Intentad en la medida de lo posible no hacer ruido y buscar objetos que os sirvan para iniciar el ataque. Objetos contundentes como palos, barras de hierro, sillas, maletines, portátiles, tijeras, grapadoras, todo vale. Si tenéis a mano un extintor es vuestra mejor baza para dejar sin visión a vuestro enemigo y sorprenderle. Puede sonar muy peliculero pero lamentablemente estás situaciones se dan y a veces esta es la única forma de salvar vidas.

Para dejar fuera de combate al atacante lo primero que necesitas es concienciarte de que NO te va a matar. Es difícil pero si crees que vas a acabar muerto, lo más probable es que así sea. 

Ataca de manera contundente a los ojos, el cuello, el hombro, brazo o partes nobles de tu atacante de esta forma te garantizarás casi al 100% que suelta su arma. Ataca sin piedad y con contundencia, recuerda que no hay más opciones, has llegado al ataque porque no queda otra salida. Si vas a por los ojos, sacaselos, si atacas a su hombro ataca con fuerza, etcétera. 

No se te ocurra suplicar clemencia, razonar con el tirador, ni nada por el estilo, solo vas a conseguir que te mate.

Una vez dejéis fuera de combate al atacante intentad mantenerlo controlado, sin embargo si tuviera algún compañero que fuera a socorrerle volver a repetir el proceso de correr, esconderse y huir. Lo principal es que no haya víctimas, ya habrá tiempo de que los cuerpos de seguridad reduzcan a los atacantes.

La llegada de los cuerpos de seguridad y policía.

Una vez llegue la policía, ejercito o quien sea en vuestra ayuda debéis recordar una cosa.  Ellos NO están ahí para desalojaros. Su único cometido es reducir y acabar con los atacantes. Por tanto hemos de seguir una serie de recomendaciones.

  • Que nadie haga movimientos bruscos
  • El que tenga armas que las suelte
  • Si puedes tirarte al suelo boca abajo hazlo
  • No grites
  • No agites las manos

Deja que hagan su trabajo, no hagas movimientos bruscos para evitar ser herido por error. No grites ni pidas auxilio ya que no pueden hacer nada por ti, los compañeros que lleguen detrás serán los encargados de evacuaros en cuanto hayan abatido a los atacantes.

Obviamente si llevas algún arma suéltala inmediatamente y tírate al suelo, ellos no saben quien eres tú ni porque motivo estás armado. Lo mejor es que no les des motivos para abrir fuego contra ti. Incluso aun que te arrestaran no te preocupes, la confusión durará solamente unos minutos, a posteriori podrás demostrar sin problema que eres inocente.

Comparte esta información. Podría salvar vidas.

Publicado en Miscelánea