Estamos acostumbrados a dar consejos a los demás, y a no aplicárnoslos a nosotros mismos. Todos los fumadores saben que fumar es perjudicial para la salud y todos lo aceptan en mayor o menor medida.

En esta campaña antitabaco tailandesa unos niños sorprenden a varios fumadores que están en la calle. Cigarrillo en mano, los pequeños les piden fuego a los adultos. Como es lógico, ninguno se lo da, sino todo lo contrario, les dicen lo perjudicial que es el tabaco relatándoles una serie de motivos por los que no deberían fumar. En ese momento, los pequeños les dan una nota con algo escrito a los adultos…

Original ThaiHealth

Publicado en Miscelánea