¿Sabías que fumar está relacionado con más de veinticinco enfermedades y es responsable del 85 por ciento de casos de cánceres de pulmón?

Fumar reduce la esperanza de vida una media de trece años según un estudio que ha seguido a más de 35.000 personas durante 50 años en el Reino Unido. Sin embargo, se pueden reducir riesgos al dejar de fumar, teniendo esto unos efectos casi inmediatos. El tabaquismo y sus enfermedades asociadas matan cada día en España a 150 personas, lo que equivaldría a un accidente de un avión comercial. Los cigarrillos incluyen un total de 72 sustancias cancerígenas, y si el tabaco desapareciera, la mortalidad de cáncer en el mundo disminuiría un 20%.

¿Qué le pasa a tu cuerpo al dejar de fumar?

A

los 20 minutos del último cigarrillo la tensión arterial y el ritmo cardíaco se normalizan a las ocho horas el oxígeno en sangre aumenta y el monóxido de carbono se reduce a la mitad.

Tras un día sin fumar, se reducen bastante los niveles de monóxido de carbono en los pulmones, aumentando el oxígeno en sangre y se reduce el riesgo de muerte súbita.

A los dos días recuperas el olfato y el gusto, saboreando mejor la comida. El cuerpo tarda algún día más en eliminar la nicotina y sus derivados como la cotinina. Sin embargo, otros compuestos presentes, como el alquitrán, se acumulan en los pulmones y tardan años en desaparecer.

Dos o tres semanas después, empieza a disminuir el síndrome de abstinencia, habiendo causado durante este tiempo irritabilidad, nerviosismo, cansancio y ansiedad entre otras cosas.

A los tres meses, la función pulmonar comienza a mejorar y se produce una disminución notable de la tos, la congestión nasal, la fatiga y la sensación de falta de aire. De hecho, estas mejoras pueden empezar a aparecer incluso a las dos semanas de haber dejado el tabaco, junto con una mayor elasticidad e hidratación de la piel que se había perdido a causa del tabaquismo.

En estos primeros meses la nicotina, que posee la capacidad de quemar las grasas, desaparece y se aumenta de peso. Normalmente este incremento se sitúa entre los tres y cinco kilos, aunque hay personas que no cogen peso y otras que engordan más de seis kilos.

Tras un año sin fumar, el riesgo de enfermedad cardiovascular disminuye hasta reducirse en un 50 por ciento. Y continúa descendiendo con el paso del tiempo, tras 5-15 años sin fumar el riesgo de infarto cerebral es el mismo que el de una persona que nunca ha fumado.

Tras diez años la posibilidad de tener cáncer de pulmón se reduce paulatinamente hasta un 30-50 por ciento menor.

A los 15-20 años el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, cáncer de pulmón, garganta, esófago o vejiga es el mismo que el de los no fumadores. Sin embargo, el riesgo de padecer cáncer de pulmón en los exfumadores empedernidos que consumían 20 o más cigarrillos diarios seguirá siendo el doble para el resto de sus vidas.

Publicado en Salud
Fuentes consultadas:
http://www.infosalus.com/asistencia/noticia-fumadores-sufren-reduccion-media-13-anos-esperanza-vida-20150601140710.html
http://www.cuidateplus.com/bienestar/2016/05/31/que-ocurre-dejas-fumar-112908.html