Educar es lo más efectivo que podemos hacer contra la violencia de género, y cómo están aprendiendo las nuevas generaciones nos da un soplo de esperanza.

En el siguiente experimento, se charla con varios niños sobre lo que quieren ser de mayores y el por qué, rompiendo el hielo con ellos, hasta que aparece una niña. Se les pide que la acaricien y también que le den una bofetada, esto último de manera más insistente. Las reacciones y respuestas de los niños no tardan en llegar dejándonos muy buen sabor de boca.

Titulada “Slap her” -que se traduco por “abofeteala”- esta campaña nos hace ver cómo en el mundo de los niños no vale pegar a una mujer, ¿seguirán esas normas cuando sean más mayores?.

Original: Slap Her

Publicado en Miscelánea