Sandy es una persona sin hogar que se prestó a realizar un interesante y demoledor experimento que te hará reflexionar y plantearte muchas cosas.

Dicho experimento consistió en cambiar la imagen de Sandy por la de un “hombre de negocios”, con su traje de chaqueta y su móvil en la oreja, e intentar de esta manera pedir dinero a los transeúntes para un café, para el ticket del autobús, etc.

Más tarde, hizo exactamente lo mismo pero con su aspecto habitual de mendigo, obteniendo un restultado fue muy diferente.

Un vídeo que merece la pena ver de principio a fin.

Original: QuietAssassins

Publicado en Miscelánea