La ciudad es un complicado espacio urbano en el que deben convivir los ciudadanos y el transporte, el trabajo y el ocio, las zonas de aparcamiento y los espacios verdes.

Pero que no te engañe la dicotomía simplista, la ciudad es mucho más. En ella hay que encontrar espacio para que cada persona, cada grupo, cada tribu urbana desarrolle sus gustos y aficiones sin perturbar a los demás.

Alcanzar el equilibrio entre todos los grupos sociales que viven no es fácil, y los problemas de convivencia no tardan en surgir. Abordarlos desde el respeto, el civismo y la educación para la convivencia es, en mi opinión, la mejor estrategia. Porque el camino más fácil, la prohibición y castigo, no es siempre el mejor.

El espacio urbano y la convivencia

ciclismo-urbano-6

Practicante el 70% de una calle es terreno destinado a los vehículos, mientras que el resto de peatones deben repartirse el otro 30% para sus desplazamientos a pie y el ocio urbano.

El ocio urbano está representado por los lugares de descanso y esparcimiento, tales como plazoletas, parques, zonas de juego infantil y otros espacios verdes.

Obviamente todo el mundo puede utilizarlos, pero estas zonas han sido pensadas para el peatón, dejando las actividades deportivas acotadas a espacios muy concretos. Casi siempre situados en la periferia.

Así nace la primera discordia entre ayuntamientos, peatones, patinadores, etc, por el uso de los lugares públicos.

patinar 2

Patinadores sí, pero lejos de la ciudad

El patinaje no es solo un medio de transporte, también es una actividad deportiva que combina acrobacias y saltos sobre ruedas. Una de sus pasiones es “grindar”, es decir, saltar y deslizarse por superficies como barandillas, escaleras y bordillos.

Dada la velocidad y dinamismo de esta disciplina, ni los peatones ni los patinadores desean compartir el espacio, pues es fácil comprender que, de hacerlo, podrían sufrir accidentes.

Así varios Ayuntamientos, entre ellos el de Londres, ha comenzado a instalar estos extraños objetos en plazas y lugares públicos.

LONDON, UNITED KINGDOM – 01.04.12. Anti-skateboarding devices on the Spitalfields Estate on Sunday 1 April 2012 in London, England. Anti-skateboarding devices are deployed by private corporations and local authorities. The aim is to reshape individual and group behavior and discourage skateboarders from using a particular public or semi public space. (Photo by Marc Vallée/marcvallee.co.uk) (c) Marc Vallée, 2012. All rights reserved.

Fuente: www.llsb.com

Fuente: www.llsb.com

Fuente: www.llsb.com

Estos objetos metálicos son un elemento disuasorio que busca hacer caer del monopatín o patines al patinador, y de esta forma conservar la plaza en exclusiva para el peatón.

Fuente: www.llsb.com

Fuente: i.guim.co.uk

La medida no está exenta de polémica, ya que los Ayuntamientos dicen que la actividad de los patinadores daña el mobiliario público.

Fuente: www.llsb.com

Fuente: i.guim.co.uk

Por su parte el colectivo de patinadores se queja de que no se comparten espacios, y que los que hay habilitados para tal fin se sitúan en la periferia y el extraradio.

Fuente: www.llsb.com

Fuente: i.guim.co.uk

Soluciones que crean nuevos problemas

Las administraciones quieren que los jóvenes adopten hábitos de vida y ocio saludables en vez de comportamientos basados en el consumo de drogas y alcohol. Sin embargo cuando se presenta el momento de hacer una inversión pública y ceder espacios a los jóvenes, alejan al extrarradio sus zonas de esparcimiento.

Fuente: www.llsb.com

Fuente: i.guim.co.uk

No hace falta ser un genio para saber que, en vez de integrar, estamos marginando, lo que podría dar lugar a otros problemas de mayor gravedad.

Algo parecido a lo que ocurrió con los pinchos anti-mendigos instalados en el suelo, una medida con la que algunas entidades pretenden echar de sus barrios a las personas sin hogar.

Fuente: www.llsb.com

Fuente: i.guim.co.uk

Muchos padres han señalado que esos artilugios antipatinadores también son un elemento de riesgo para los niños, pues aumentan la peligrosidad de una lesión en la cabeza si alguno cae por accidente contra ellos.

Cómo veis, la polémica está servida y resolverla no será fácil. Los patinadores no pueden adueñarse de las zonas comunes, pero es cierto que la ciudad es lo suficientemente grande como para multiplicar las zonas de ocio y deporte e integrarlas en los barrios.

No es la primera vez que vemos este tipo de medidas en Londres. También las tomaron en las zonas donde los sin techo descansaban, como vemos en las imágenes a continuación.

anti-mendigos-2

anti-mendigos

Fuente: The Guardian

Publicado en Miscelánea