El correo electrónico supuso una revolución y una forma rápida, barata y genial de comunicarse. Pero todo lo bueno tiene también su lado malo. Y es que esta nueva forma de comunicarse trajo consigo nuevas maneras de intentar timar a los incautos.

Cualquier usuario de internet recibe a lo largo del día una media de 50 correos basura, también conocidos como spam. Unos son simplemente publicidad (que también es molesta), pero hay muchos otros que son timos en toda regla. Desde un señor que tiene una fortuna en su país y necesita que le ayudes a sacarla de allí, hasta los que prometen alargar tu pene hasta límites insospechados con una formula secreta (este es un clásico).

Con un poco de suerte y si tienes bien configurado el filtro de spam de tu e-mail estos correos basura no sueles llegar ni a verlos y, en caso de que se cuele alguno, lo normal es que lo borres instantáneamente. Pero ¿nunca has tenido curiosidad por saber que pasaría si contestas a ese extraño, que quiere reglarte un maletín lleno de diamantes, con tan solo ingresarle 3.000$ para gastos de gestión? Pues James Veitch, un conocido humorista inglés lo ha hecho por ti.

En el siguiente vídeo podrás ver como tuvo arduas conversaciones durante unas semanas con un tipo de “vete tú a saber quá país”, que estaba empeñado en mandarle unos cuantos kg de oro de forma totalmente altruista. La situación llega a límites insospechados y de un surrealismo tal, que no podréis evitar reíros a carcajada limpia.

Fuente: Ted

Publicado en Miscelánea