(Espero y la imagen no sea muy vulgar, si es así, no me baneen, mejor comentenlo y lo edito) 

Recuerdo un sin fin de letra que compartimos, probablemente el número llega a más de mil, no lo sé. Recuerdo lo mucho que nos decíamos lo tanto que nos apreciamos y queríamos, recuerdo que tú me lo decías en cada momento, en cada oportunidad que tenía; de tus labios salían unas hermosas palabras: TE QUIERO.

Como es de costumbre, tardó en pensar que escribir. No hago este tipo de cosas con el motivo de herirte, ni de herirme, ni de herirnos a los dos. Creo que es lo más correcto, para cuando nos sentimos heridos, hay que sacar lo que llevamos dentro, o eso es lo que sugieren unos expertos en psicología.

“ESTA BIEN, LO ENTIENDO… VIVO EN UNA INCANSABLE FANTASÍA. ¿QUÉ TIENE QUE HACER ESTE HOMBRE PARA ALCANZAR LA FELICIDAD? ¿QUÉ TIENE QUE HACER ESTE POBRE DIABLO PARA ROBARSE EL CORAZÓN DE UNA DONCELLA? QUE EL UNIVERSO SEA TESTIGO DE QUE MI PASIÓN ES INFINITA, PERO MI CORAZÓN ESTÁ MURIENDO… SI NO PUEDO TENERTE, ESTA VIDA NO PROMETE FRUTOS, SI NO PUEDO TENERTE, ESTA VIDA NO PROMETE NADA.
HASTA NUNCA MUNDO, QUE ESTE DÍA SEA RECORDADO COMO AQUEL EN QUE MI ALMA SE ROMPE EN MIL PEDAZOS, Y TRIUNFO EN LA DESDICHA…”

(Repito: Espero y la imagen no sea muy vulgar, si es así, no me baneen, mejor comentenlo y lo edito)

Publicado en Relatos