Te escribo esta carta para decirte lo mucho que te amo y que sepas que agradezco a Dios por unirnos en esta vida. Te extraño a cada momento y en esos momentos vuelvo a ser feliz porque tu estas allí, en mi pensar, regalándome sonrisas, canciones tiernas, pucheros…, Felicidad.

Dos años de matrimonio, suena poco ¿verdad? Pero no lo es, 730 días esforzándonos, 17,520 horas pensando que hacer, decir, conocer, comer, crear, cuidar escuchar y todo eso lo hacemos juntos.

Quizá no vayamos tan deprisa como otros matrimonios, pero eso no nos hace peores ni mejores, hoy por hoy solo cuenta lo que hagamos nosotros para nosotros, nuestras metas, nuestros sueños todas esas cosas que nos ayudan a avanzar y a disfrutar cada día, cada canción, cada película, cada serie, cada momento que pasamos juntos.

Te aseguro que todo a nuestro alrededor está conspirando para amarnos más y más el uno al otro, desde un amanecer en el tráfico y que pienses en mí, o toparme con un girasol y pensar en ti. Todo absolutamente todo nos une.

Así que al igual que una estrella se compacta cada vez más, así nuestro amor que en cada momento se une con más fuerza.

Samuel Contreras

Publicado en Relatos