Sabemos que los cuervos son sorprendentemente listos, que los pulpos son tan inteligentes que se aburren en los acuarios y que hay algunos perros que alcanzan niveles de genio.

Las gaviotas, sin embargo, han sido descritas tradicionalmente como animales simples y poco sagaces. Por ejemplo, en la película de Disney-Pixar Buscando a Nemo, estos pajaritos no tienen capacidad de raciocinio, y solo son capaces de perseguir su comida mientras repiten una y otra vez la palabra “mío“.

Realmente curioso, porque si hablas con cualquier ornitólogo te dirá que estos animales, sí demuestran ser bastante astutos e implacables, sobre todo en cuanto a encontrar comida se refiere. Y para muestra: un botón.

Juego de trileros

portada gaviota

Una gaviota extraviada llega hasta el patio delantero de nuestro protagonista, quien en vez de espantarla o darle de comer decide ponerla a prueba con un juego de trileros.

Para quien no conozca este juego con visos de estafa, os lo explico. Usando tres vasos, se esconde una bolita bajo uno de ellos ante el participante. Luego los vasos se giran, rotan y bailan con la intención de confundir y desafiar la agudeza del contrario. La persona gana si logra determinar dónde se encuentra la bolita después del juego de manos.

En este caso, la bolita es una recompensa de comida y la gaviota el concursante, quien demuestra una capacidad de atención barbara. Nosotros no apostaríamos en su contra, ¿y tú?

Original: Seagull plays shell game

Publicado en Animales