Tina Theolbald de 42 años pensó que había sufrido un terrible calambre en su pierna y que con un poco de reposo se aliviaría. Recientemente había empezado a correr y seguramente se habría lesionado.

Continuó caminando a duras penas, pero su pierna no tardó en hincharse mientras el dolor se hacia más y más intenso. Desesperada, pidió auxilio y fue trasladada al hospital donde fue operada de urgencia.

Había sufrido un infarto muscular provocado por un coágulo de sangre en su pierna. Lamentablemente y aunque retiraron la mayor parte, una porción del coágulo se desprendió viajando por el torrente sanguíneo y provocándole también una embolia pulmonar.

Como Tina, más de 600.000 estadounidenses al año sufren coágulos sanguíneos que pueden provocar todo tipo de isquemia, infartos y embolias. Un tercio sufre además una embolia pulmonar derivada del coágulo y unos 100.000 mueren.

coagulo trombosis 1

Aunque la trombosis venosa suele estar asociada con problemas de la edad, lo cierto es que uno de cada cuatro afectados tiene menos de 50 años.

Otro inconveniente de esta patología es su gran variedad de síntomas, que dependen del lugar y zona que el coágulo obstruya. Dolor, hinchazón, decoloración, parálisis, visión borrosa, problemas para respirar, falta de movilidad, tos y taquicardia son algunas de ellas.

Existen factores de riesgo y comportamientos que favorecen esta patología, así como pautas y conductas que pueden ayudar a prevenirlos.

1. Antecedentes familiares

coagulo trombosis 2

Aunque la trombosis no es exactamente hereditaria, el riesgo de padecerla se ve incrementada si otros familiares la han sufrido. Por ejemplo, tener dos hermanos o más con trombosis venosa implica un riesgo 50 veces mayor en comparación con alguien sin parientes afectados.

Conocer este dato es fundamental a la hora de que tu médico escoja posibles tratamientos.

2. Medicamentos

Existen medicamentos, en especial aquellos que llevan estrógeno (también los anticonceptivos hormonales y la píldora), que pueden aumentar el riesgo de coágulos.

Revisa el prospecto de su medicamento y, si tus antecedentes indican que tú y tu familia tienen riesgo o sufren de trombosis, piensa en consultar al médico para un tratamiento alternativo (como el DIU).

3. Bajar de peso

coagulo trombosis 3

La obesidad duplica el riesgo de padecer trombosis venosa, en especial en personas de más de 1’80 metros de alto. Al ser más largos, su corazón debe luchar por bombear la sangre, y si la obesidad reduce el flujo sanguíneo es más probable que se forme un coágulo.

4. Muévete

Caminar, mover las piernas y pies cuando estas sentado o flexionar las articulaciones favorece el retorno sanguíneo, lo que ayuda a prevenir la trombosis venosa.

Precisamente por eso se recomiendan estos ejercicios en los vuelos de larga duración con el objetivo de evitar el Síndrome de la clase turista.

Si te han diagnosticado como paciente de alto riesgo, habla con tu médico sobre los ejercicios más recomendables y el uso de medias de compresión.

5. Come pescado

Según muestra los estudios científicos realizados en Suecia en 2014, consumir pescados ricos en Omega 3 y los suplementos nutricionales 3 veces en semana reduce en un 48% el riego de trombosis.

6. Tener respeto a los procedimientos quirúrgicos

coagulo trombosis 4

El 60% de los casos de trombosis venosa se producen en pacientes que han tenido que ser intervenidos por cirugía, accidente o enfermedad. Las heridas, la perdida de sangre y el reposo en cama reducen el flujo sanguíneo y aumentan la probabilidad.

Es importante tener respeto al hospital y vigilar la sintomatología después de una operación. Del mismo modo, piénsatelo dos veces antes de asumir riesgos innecesarios en operaciones de índole estética.

7. No tengas miedo a consultar a un médico

Debes tener respeto a las intervenciones pero no miedo a los médicos. Ante cualquier sospecha de trombosis y también de íctus, acude a un hospital y ponte en manos de profesionales.

Del mismo modo y si conoces que algún familiar es diagnosticado, acude al médico para una revisión.

Fuente: rd.com

Publicado en Salud