Estoy seguro de que casi todos hemos pasado alguna vez por la incómoda situación de tener que rechazar a otra persona. No, no es que seamos superficiales o que nos creamos mejor que nadie. Es que, a veces, si esa persona no te atrae, no hay nada que hacer y contra eso si que no puedes luchar.

Sería mucho más fácil que pudiésemos elegir libremente de quién nos enamoramos y de quién no. Pero la naturaleza es así de caprichosa y es ella la que elige a quien queremos. En realidad en esto reside la magia del asunto. Nunca sabemos si podemos encontrarnos al amor de nuestra vida a la vuelta de la esquina.

A parte de toda esta parte romántica existe la educación y la empatía que tengamos cada uno. Yo soy de intentar tratar a los demás como me gustaría que me tratasen a mi. Si una chica se interesa por mi y yo no siento nada por ella, no es lo mismo sentirme halagado y declinar la oferta con educación, que hacerme el ofendido e incluso faltar al respeto. Por supuesto estoy hablando de un primer encuentro, es cierto que si ya la otra persona se pone pesada o no entiende -ni quiere entender- nuestro nulo interés amoroso en ella, es posible que debamos mostrarnos un poco más firmes y claros.

De esta situación tan cotidiana trata el siguiente vídeo. La diferencia entre chicos y chicas a la hora de rechazar a otra persona. No sé si es que habrán seleccionado solo a las chicas más desagradables o a los chicos más simpáticos, pero hay una diferencia abismal entre cómo tratan las mujeres al protagonista masculino cuando se interesa por ellas que al revés. Tampoco vamos a juzgar así tan a la ligera, cada caso es único y es verdad que las chicas, por regla general, son abordadas de esta manera mucha más veces al día que los chicos.

Ved el siguiente vídeo y comentadnos ¿Cómo actuarías tú?

Fuente: whatever

Publicado en Miscelánea