Si quieres empezar a cultivar un huerto en tu terreno y disfrutar de cultivar tus propios tomates, lo ideal es empezar por prepararnos la tierra para ello, abonarla bien y plantar, pero vamos a ver un método algo diferente que nos ayudara a que nos sea mas cómoda la experiencia de tener un huerto.

Lo primero que me gustaría deciros , es que yo baso mi huerto en este tipo de bancales, que difieren entre otras técnicas y como todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes.

Para hablar de bancales cerámicos y de la técnica tenemos que pensar que es una evolución de los bancales elevados y de los bancales profundos, una forma diferente de pensar respecto al huerto tradicional.

Las ventajas respecto al huerto tradicional y a los bancales elevados son muchas, entre ellas nos encontramos , que al estar en un bancal elevado, nunca vamos a pisar el terreno, con lo cual, en nuestro bancal nunca se va a apelmazar la tierra como en un huerto que se pise. El control de hierbas se hace mucho mas sencillo también al estar todo delimitado por rasillones, y las semillas que pueda traer el viento ,se reducen dramáticamente. Otra ventaja es la comodidad de trabajo pues, no tenemos que agacharnos tanto a la hora de trabajar en la huerta, e incluso se puede hacer sentado.  

También es importante pensar, que una vez realizada esta labor el primer año, en principio, ya no deberíamos de volver a revolver la tierra, con lo cual nos ahorraríamos también el retrovatar la tierra todos los años.

En este vídeo que os mostramos a continuación os enseñamos el proceso que realizamos para la creación del bancal desde 0, desde que encontramos el terreno de la huerta tal cual.

Para poder hacer el bancal, necesitamos pocos materiales, pero mucha paciencia y tiempo, necesitamos rasillones cerámicos nosotros en el vídeo hemos usado rasillones, de 100×30 y las varillas corrugadas de diámetro 12 milimetros.

Publicado en Verde
Fuentes consultadas:
www.lahuertinadetoni.es