El que cada vez seamos más dependientes de los protectores solares es una realidad. Con el paso de los años nuestra piel pierde efectividad a la hora de protegerse de la radiación solar y si no usamos estos productos, con cada vez mayor factor de protección, nuestra piel aboserberá más radiación pudiendo llegar a quemarse. Si además unimos que la radiación actual que llega a nuestro planeta desde el Sol en verano es mayor a la que llega en cualquier otra estación, quedamos completamente dependientes de los protectores.

Hay muchos excépticos que dicen que los protectores solares no son efectivos, o incluso personas que no lo utilizan alegando a que si lo usan no serán capaces de broncearse en poco tiempo. Para romper esta creencia lo mejor es una prueba científica que nos muestra cómo se ve nuestra piel con una cámara de rayos ultravioleta y qué ocurre cuando usamos crema protectora.

Original: Thomas Leveritt

Publicado en Ciencia