Esto fue lo que le ocurrió a Chelsea durante una excursión para ver a las ballenas. A veces, en la vida, necesitamos un toque de atención… 🙂

Publicado en Miscelánea

Si te gustó compártelo: