La Tierra no es redonda, y aunque penséis que estamos equivocados y que vamos a decir alguna cosa absurda como la del clérigo de ayer que afirmaba que nuestro planeta no giraba, la realidad es que nos referimos al mundo como una esfera perfecta, y su forma se asemeja más a la de una naranja (achatada por los polos) por culpa de la fuerza centrípeta, sólo que al estar en su mayor parte cubierta de agua, no se aprecia como imaginamos.

Cuando los cartógrafos, a lo largo de la historia, quisieron represetar los paises en un mapa, se encontraron con varios problemas.

La proyección más conocida de un mapamundi es la Proyección de Mercator, una proyección cilíndrica originalmente diseñada como forma de carta de navegación y que tiene como principal virtud reflejar con exactitud los ángulos en que un rumbo corta la red de meridianos y paralelos, haciendo muy sencilla la tarea del navegante sobre el mapa. Sin embargo, al representar del mismo tamaño todos los paralelos, hace que las zonas ecuatoriales queden representadas con una superficie inferior, en comparación, a las zonas templadas (tanto las del hemisferio norte como las del hemisferio sur), mientras que las zonas cercanas a ambos polos aparecen representadas con una superficie muy superior.

mapas-realidad

Detrás de todo esto encontramos que paises que pensábamos que eran más pequeños son gigantescos, y paises gigantescos son diminutos. Pero mejor verlo en el siguiente vídeo, el cual no hemos subtitulado porque pensamos que no era necesario.

Fuente: BuzzFeedBlue wikipedia via fogonazos

Publicado en Ciencia