Admitámoslo, sería terrible vivir en un mundo en blanco y negro. Un lugar donde no existieran los colores, donde el cielo no fuera azul, la hierba verde y toda tu ropa fuera gris.

Ese lugar existe, o al menos es real para unos 300 millones de personas que sufren alguno de los distintos tipos de daltonismo.

El daltonismo es un defecto genético que ocasiona dificultad para distinguir los colores, que oscila entre la confusión entre diversos tonos y la acromatopsia, la imposibilidad para distinguir ningún color.

Es una afección que la sociedad considera irrelevante, pero que para quienes la padecen supone un problema práctico a la hora de valorar el estado de la frescura de los alimentos, identificar las señales de tráfico o elegir determinadas profesiones que interpretan códigos de colores como piloto, capitán de marina mercante, policía, etc.

Con el objetivo de llevar el color a aquellos que no lo tienen, una empresa de pinturas para el hogar ha creado un proyecto titulado “Color para todos”, una curiosa iniciativa que mediante el uso de unas gafas inventadas por la empresa EnChroma, es capaz de devolver la visión del color a personas daltónicas.

La reacción de las personas daltónicas cuando aprecian por primera vez en su vida los colores, es preciosa. Todos quedan maravillados por la riqueza de los tonos y la belleza de los paisajes, y todo con un gesto tan sencillo como ponerse unas gafas.

No te pierdas este breve documental en el que podrás descubrir el impacto que el color tiene en nuestra vida y observar las sorprendentes reacciones de estas personas que habían vivido ciegas al color hasta ese momento.

Original: Valspar Color For The Colorblind

Publicado en Ciencia