Algunas veces nos equivocamos a la hora de comprar juguetes para los pequeños de la casa, sobre todo cuando su precio es elevado. Un niño debe disfrutar de un juguete acorde a lo que este le ayude a potenciar su imaginación, no por el precio que tenga. En muchas ocasiones, un juguete que se lo de todo hecho al niño acabará aburriéndole antes que uno más sencillo en el que tenga que imaginar el resto de cosas. Una caja puede transformarse en mil juguetes distintos, pero una avión de combate con luces y sonidos de disparos siempre será un avión de combate para el niño.

Por otro lado, cada familia tira toneladas de basuras al año ¿por qué no reciclar la basura transformándola en juguetes?. Os dejamos un tutorial que explica paso a paso cómo convertir un montón de latas y de tapones en un estupendo camión de juguete. ¡Sólo se necesita un poco de paciencia!

Aviso: comprobad que el niño al que se le fabrique este juguete no sea demasiado pequeño y acabe dañándose con las piezas.

Original: DaveDax

Publicado en Familia