Gente sin corazón existe en todas partes. Lamentablemente las consecuencias de sus actos normalmente la sufren terceros que no tienen culpa de nada. La historia que vamos a contaros hoy es bastante dura e indignante.

La protagonista es Zuzu, una perra de 5 años de edad que fue encontrada en las calles de California. El animal fue llevado al Downey Animal Care Center, un refugio en el que se le buscaría un adoptante.

Al poco de ser acogida en el refugio, una familia llegó en busca de un perro. Zuzu se acercó a ellos muy contenta y efusiva. Cuando Desi Lara -una voluntaria del refugio- habló con ellos estos le dijeron que esa perra era suya.

Desi se puso muy contenta, ya que habían venido a por Zuzu para llevársela de nuevo a su casa. Tristemente esa alegría duró poco. La familia le aclaró que no venían a por ella, si no a adoptar a otro nuevo can.

La razón que esgrimían es que Zuzu se pasaba todo el día lloriqueando. Desde que el padre de la familia había muerto, la perra se encontraba deprimida y no querían un animal así en casa. Un día el animal se escapó y decidieron no buscarlo.

No sabemos si finalmente les permitirían adoptar otro perro, aunque esperamos que no. Lo que sí sabemos es que Zuzu ha tenido un aluvión de ofertas para ser adoptada por otras personas de buen corazón. A continuación os mostramos el triste vídeo donde Zuzu reconoció a su antigua familia.

Fuente: Sinembargo, artículo por La Voz del Muro

Publicado en Animales