Como muy bien sabéis, nos encanta todo aquello que tenga que ver con la jardinería, así como los trucos y novedades que pueden convertir vuestro patio o terraza en el rincón preferido de la casa. Y es que son muchos los trucos que hemos compartido de esta índole, como la fantástica torre de flores de la semana pasada, a la que le he buscado un lugar privilegiado en mi jardín.

Y es que la forma en la que presentamos las plantas es muy importante para conseguir un entorno hermoso y diferente. Por eso, hoy queríamos compartir un proyecto de DIY ridículamente sencillo, pero tremendamente eficaz para dar un poco de carisma al rincón que queramos.

Lo único que vais a necesitar para llevarlo a cabo es un poco de cemento y un par de guantes de látex, por lo que resulta un proyecto muy económico. Además, aunque nosotros digamos que el DIY solo vale para el jardín, realmente podéis darle el uso que queráis; solo tenéis que jugar un poco con la imaginación.

Pero, ¿qué tipo de cemento nos hará falta para este proyecto?

manos_1
Procurad fijaros bien en envase, pues ahí tienen que venir todas las especificaciones que necesitáis saber. Si no, preguntad al dependiente para que os guíe.

En la etiqueta debería poner algo como que es apto para moldear

manos_2
Cuando añadimos el agua al contenido del paquete obtendremos una mezcla suave, libre de piedras o rocas como ocurre con el hormigón, que hará que este proyecto sea un auténtico éxito.

Cuando mezcléis el cemento, debería tener un aspecto así:

manos_3
Nótese una mezcla suave y uniforme; esta textura es crucial.

Cuando el cemento esté listo, empezad a llenar los guantes

manos_4
Puede que notéis que al introducir el cemento se queden pequeñas bolsas de aire en la parte de los dedos. Para evitarlo, lo único que tenéis que hacer es un movimiento con las manos, de tal modo que parezca que estáis ordeñando una vaca. Así, conseguiréis eliminar cualquier bolsa de aire que pudiera cruzarse en vuestro camino.

Ahora es el momento de unir los dos guantes para formar un recipiente

manos_5
Hay que trabajar rápido porque el cemento podría secarse. Haz una incisión en uno de los laterales del guante, justo bajo el dedo meñique de ambas manos -como se puede ver en la fotografía-, y presiona con fuerza para que se queden pegadas, gracias al poco cemento que saldrá por las incisiones.

Una vez lo tengas, moldea los dedos con la forma que más te guste

manos_6
Podéis utilizar rocas o cualquier otra cosa que os sirva para mantener los dedos en su lugar mientras se secan.

Cuando el cemento esté completamente seco, es el momento de retirar los guantes

manos_7
Transcurridos 30 minutos, el cemento debería estar prácticamente sólido, pero es mejor dejar secar durante unas horas para estar completamente seguros. Utiliza unas tijeras para cortar los guantes y luego tíralos a la basura.

Ahora solo tenéis que llenar vuestras manos con la maceta de plantas que hayáis escogido. ¡El resultado es genial!

manos_8
Unas plantas echeverias con unas rocas o trozos de tronco son una bellísima opción.

Pero si lo preferís, podéis usar las manos como recipiente para cualquier otra cosa

manos_9
Como las llaves del coche, por ejemplo…

O mejor aún, ¿por qué no dar un pequeño susto a tus vecinos?

manos_10
Estas manos son ideales para la decoración de Halloween, o para todo el año si sois amantes de los zombies.

Vía: Wimp, traducción y adaptación elaborada por La Voz del Muro.

Publicado en Hogar