Edwin, de 22 años, y Davis LeMair de 19, estaban esquiando con un amigo en Vail, el 22 de diciembre, cuando una avalancha envolvió a Edwin, enterrándolo hasta la cabeza. Después de unos minutos de visibilidad reducida, Davis fue capaz de encontrar a su hermano, rápidamente lo buscó esquiando hasta a ayudarlo.

Encontró a Edwin casi completamente sumergido bajo la nieve y luchando por respirar, y todo fue grabado con una Go Pro, una cámara muy de moda entre los deportistas por sus reducidas dimensiones.

Estaba muy preocupado de que la avalancha me enterrara por completo“, dijo Edwin. “Estoy muy agradecido porque todo saliera bien y de no tener lesiones graves, o incluso haber muerto. ”

Edwin escapó con sólo una lesión en la rodilla, y será operado esta semana para reparar una rotura de ligamentos que lo mantendrá fuera de acción en las pistas hasta la próxima temporada de esquí.

Publicado en Insólito

Si te gustó compártelo: