Los perros jóvenes son un torbellino de energía y vitalidad. Estos animales están siempre dispuestos a jugar y corretear ya que en sus primeros años de vida no conciben un momento de descanso.

Pero claro, tanta energía descontrolada a veces tiene sus inconvenientes y es que pueden quedar atrapados sin esperárselo, caerse a algún sitio o hacerse daño en uno de sus juegos.

La historia que os traemos hoy tiene como protagonistas a un perro atrapado y a un policía dispuesto a ayudarlo. Podría ser un relato más como los muchos que suceden a lo largo y ancho de nuestra planeta, pero su final es totalmente inesperado.

Nicke Shepherd pertenece al departamento de policía de Plattsburgh, en Missouri. Recibió una llamada de que un perro se había quedado atrapado en una valla al intentar saltarla, y se dirigió hacia la dirección indicada para ayudar al pobre animal.

Captura de pantalla 2016-03-21 a las 9.25.57

El pobre animal tenía una pata enganchada en la valla

Cuando llegó se encontró al perro tal y como le había dicho la dueña de la casa, con una pata atrapada y sin poder escapar. El animal parecía un poco nervioso, pero por su movimiento de cola y reacciones distaba mucho de ser un perro agresivo.

Nick lo rescató y lo que sucedió a continuación es de las cosas más inesperadas y graciosas que hemos visto en mucho tiempo. No quiero estropearos la sorpresa, por lo que será mejor que veáis el vídeo. Seguro que nadie se esperaba este curioso final.

Fuente: Matt Stopera, Artículo por La voz del muro

Publicado en Animales