Una buena acción no siempre tiene su recompensa, y menos en el mundo animal, donde la ley del más fuerte y el intento de supervivencia se imponen con dureza. El hombre prefiere pensar de forma diferente, encontrando un sentido distinto a los pequeños gestos y casualidades del día a día. Justo como en la historia de hoy. 

Un hombre encontró un pequeño pulpo varado en la playa que, seguramente, había sido traicionado por la marea. El animal debía de llevar un buen rato tirado, pues apenas se movía y daba la impresión que jadeaba por sobrevivir. 

Reconociendo los apuros que pasaba y tomando las debidas precauciones para no dañarlo, el hombre lo recogió con un vaso de plástico y lo trasladó hasta la orilla, donde lo devolvió al mar. Sin embargo, el pulpo permaneció completamente inmóvil durante largo rato, hasta que poco a poco fue recuperando. 

Sorprendentemente, lo primero que hizo tras su larga recuperación, fue nadar hasta los pies de su salvador y posar uno de sus tentáculos sobre él, como si fuera un gesto de agradecimiento. 

¿Casualidad o muestra de cariño? Que cada cual piense lo que quiera, lo que no se puede negar es que ha sido algo increíble. Aquí tienes el vídeo

Publicado en Animales
Fuentes consultadas:
https://www.youtube.com/watch?v=rqAmR1lEN0I